08-05-2018 7:55 p.m.

MAYO 2018  /  COMENTARIOS

Caminando por Pozuelo

08-05-2018 7:55 p.m.

De Parroquia en Parroquia… (Parte I, Santa María de Caná)
Por Angel Luis Rodríguez
Militante de Vox Pozuelo

Hoy salgo a caminar en día de diario, víspera de fin de semana, voy desde Pozuelo Estación hasta la Avenida de Europa, por la Carretera de Húmera. Mis pasos me llevan involuntariamente a mi parroquia, Santa María de Caná, que en Pozuelo todos le llamamos CANÁ, y que es el referente en Pozuelo, incluso arquitectónico, y que hasta para dar indicaciones de tráfico cuando alguien te pregunta por una calle, que le mandas a Caná y desde ahí a su destino.
Además, hay días que te sientes más cercano a tu parroquia que otros, pero ayer estuve en la Confirmación del más pequeño de mis hijos que, por cierto, ya no me queda ningún hijo sin confirmar (bueno, debería decir sin que la Iglesia Católica lo confirme, tal como nos explicó magistralmente ayer don Avelino Revilla, el Vicario General de nuestra Archidiócesis); así que con la sensación de parte del deber cumplido como padre católico, quiero indagar un poco más en este poder de convocatoria que en un acto como el de ayer, celebrando un Sacramento, menos popular que la Primera Comunión, pero para mí más importante, desde el punto de vista de la Renovación de la Fe, nos congregara a más de dos mil personas, unidos en los mismos valores, y donde me encontré con varios amigos, la profesora del instituto de mis hijos, padres de sus compañeros de clase, algún otro militante de VOX y todos ellos, vecinos de Pozuelo.

En una sociedad avanzada, no se debe mezclar la religión y la política, al menos yo lo creo así, pero resulta muy difícil no ver las similitudes en valores, en principios de libertad individual y muchos otros asuntos, además de la coincidencia en la concepción del modelo Social, que alberga temas tan polémicos como el problema del aborto, los vientres de alquiler, las ideologías feministas radicales, o la legislación de género, que generan conflictos y desigualdades en la sociedad, y que no voy a tratar en este artículo.

Pero cuidado, esto no significa que VOX y la Iglesia Católica pretendan ser la misma cosa, ni mucho menos, no existe tal vinculación: con toda la humildad, no hay punto de comparación y, además, hay católicos en las antípodas ideológicas de VOX, y hay militantes de VOX que no son creyentes, igual que en VOX hay afiliados republicanos y monárquicos, o hay liberales y/o conservadores, etc. tan legítimos son unos como otros.

En mi caso personal soy católico y soy de VOX, sin complejos, y sólo pretendo establecer un paralelismo con la idea de prestar un servicio a la comunidad, fuera del ámbito de las administraciones públicas (tan controladoras) y que la motivación o la iniciativa sea de personas que se unen porque existe una carencia en la sociedad, o algo no lo cubre el todo-poderoso estado, o simplemente está mal y habría que cambiarlo. La Iglesia actualmente hace todo esto, por iniciativa propia, dando más de lo que recibe de las administraciones, y lo hace muy bien. Creo que los valores son paralelos, bajo mi punto de vista personal, pero desde aquí insisto en la ausencia de vinculación.

Con el ánimo de saber qué se hace en mi parroquia por los vecinos de Pozuelo, sin ayuda Municipal o con ella; o con la ayuda de la carísima y omnipresente Comunidad de Madrid, o sin ella, claro; dentro y fuera de la acción de Cáritas; qué hacen los voluntarios, y en definitiva, descubrir qué necesidades “no-oficiales” tiene Pozuelo; entro en Caná, y pregunto.

Si la primera impresión es la que cuenta, cuando te identificas como alguien de que va a escribir sobre la acción social de la parroquia en un medio de comunicación de Pozuelo (Pozuelo IN), el recibimiento no pudo ser más generoso ni más acogedor; el acceso directo al Padre Don Fernando, él lleva personalmente la organización de Cáritas en todo Pozuelo y otros municipios de alrededor en el noroeste, de la que hablaré en otro capítulo; y el acceso a Reyes, y a su equipo de la Fundación Caná.

El mismo Padre don Fernando me acompaña por las escaleras a la parte de debajo de la Iglesia de Caná, donde la Cripta, y de ahí a una oficina donde están Reyes, Patricia e Ismael. Ellos trabajan todos los días ahí, en la Fundación Caná, y son la alegría personificada, rodeados de fotos de todos los asociados en viajes, en actividades deportivas, fotos de grupo, individuales…en fin, es una oficina como otra cualquiera, con sus ordenadores, la impresora, los teléfonos, etcétera pero con otra motivación, esa motivación que emana de la generosidad y saber que estás ayudando con alegría en algo que, habitualmente la gente, en nuestro egoísmo, no reparamos.

En la Fundación trabajan con discapacitados, con niños, con jóvenes y ya con adultos, que padecen síndrome de Down, o parálisis cerebrales en varios grados…y junto a sus familias, que son quienes dan las pautas, gestionan la organización de talleres y actividades lúdicas diarias, por las tardes de cinco a ocho, incluida un aula de informática según las capacidades de cada uno, en las propias instalaciones de Caná, pero les va faltando espacio…son noventa y dos asociados, pero además admiten a otros cuarenta más de otras cinco asociaciones que, aun siendo asociaciones de mayor tamaño (Fundación Magdalena, Gil Gayarre, etc.), les traen aquí…porque lo hacen muy bien: los talleres de costura para mejorar habilidades psicomotrices e incluso sus habilidades sociales, son un referente.
Además de los talleres, hacen de forma esporádica salidas que organizan con profesionales que contratan y ayudados por voluntarios que suelen ser de la parroquia, y organizan el Festival Anual Benéfico de la Fundación.

La falta de espacio me deja preocupado, así que pregunto por la financiación, y de paso por la historia de sus principios y cómo se creó, que fue en 1999, aunque se llamaba ADIPO al principio, que el Presidente es nuestro párroco, el Padre don Jesús Higueras, la Fundación no puede estar en mejores manos, y que los recursos provienen de donaciones privadas, la cesión de espacios para actividades y una dotación presupuestaria municipal, que como el resto de asociaciones de acción social del municipio, trabaje con más de cien personas o sólo con cuatro, dispone de una asignación anual que supone un poco menos de  cinco euros y medio al día…muy habitual en las administraciones públicas confundir igualdad con equidad a la hora de distribuir recursos.

Desde el ayuntamiento, les han cedido el teatro Mira para primeros de Junio para el II Festival Benéfico… y esto es todo por el momento ya que desde  hace más de dos años han dejado de utilizar el gimnasio del Colegio CEIP Las Acacias de Pozuelo para actividades deportivas.

En Fundación Caná se preguntan por qué, algo ha debido pasar, pero no quieren molestarles, ya que cuando lo hacían, lo hacían desinteresadamente.

En cuanto termino la entrevista, me voy caminando por Pozuelo al colegio a preguntarles el porqué. La razón resultó ser muy simple, un cambio de dirección en el colegio que ha provocado cierto malentendido de comunicación, según me dijeron en la nueva dirección del Colegio: “no me lo han pedido…”. Espero sinceramente que vuelvan las aguas a su cauce.

Entretanto en la Fundación, muchos asociados han crecido aquí, desde 1999 algunos comenzaron de niños, y ahora son adultos que, a falta de centros de día en el municipio, necesitan de asociaciones como esta para su desarrollo personal y no parece que haya muchas más opciones, por el momento.

Termino dándoles la enhorabuena por su labor, que prestan con tanta alegría a pesar de las dificultades y me quedo como respuesta a mi pregunta sobre qué hacen, cómo y por qué resumida en un comentario de la Directora de la Fundación, Reyes: “…las asociaciones surgen porque hay una necesidad de las personas que nadie más la cubre…”.
Vuelvo a hablar con el padre don Fernando, que coordina Cáritas en la zona Noroeste, como ya dije, y lo hace desde Caná, pero lo voy a hacer en el siguiente capítulo, porque la labor es muy extensa y no quiero dejar nada en el tintero.

Hablaré también del resto de las parroquias de Pozuelo y lo que hacen por el municipio, mucho por cierto, a las que se puede llegar de una a otra caminando por Pozuelo,  sin olvidar dentro de este ámbito municipal que la Iglesia nos ha proporcionado a los vecinos de Pozuelo una Alcaldesa Perpetua desde 1948, que tiene su Bastón de Mando y todo, Nuestra Señora de la Asunción, y que es el único cargo municipal actual que no vamos a cuestionar desde VOX Pozuelo.  Ω