El jardín de noche

Con la llegada del buen tiempo nuestros jardines empiezan a mostrar su mejor cara. Muchas plantas florecen en esta época, las especies de hoja caduca rebrotan después de la parada invernal y todo el espacio se llena color y alegría...

Con la llegada del buen tiempo nuestros jardines empiezan a mostrar su mejor cara. Muchas plantas florecen en esta época, las especies de hoja caduca rebrotan después de la parada invernal y todo el espacio se llena color y alegría. Si el mantenimiento del jardín ha sido el adecuado, el jardín nos ofrecerá interesantes puntos de vista a lo largo de todo el día. Pero… ¿y por la noche? En esta época del año, aunque anochece más tarde, nuestros ritmos también cambian y nos apetece disfrutar de las zonas exteriores gracias al aumento de las temperaturas. Cenas al aire libre, eventos familiares, una copa con los amigos o un chapuzón nocturno en la piscina serán algunas de las actividades más recurrentes en los próximos meses.

Entonces, ¿por qué no enfocar también el diseño de nuestro jardín para poder disfrutarlo las 24 horas del día? Cada vez son más los clientes que llegan a nuestro estudio con este tipo de inquietudes y somos los paisajistas los encargados de exprimir todo el potencial de los exteriores, también durante la noche. La iluminación, la elección de las especies vegetales o un correcto enfoque de la decoración son nuestras herramientas principales a la hora de diseñar espacios nocturnos.

El color original de las plantas apenas se apreciará por la noche ya que muchas veces haremos uso de iluminación artificial creando paletas cromáticas totalmente distintas a las del día. Por este motivo los demás sentidos se agudizan. Texturas y olores cobran protagonismo. Algunas especies como el jazmín nos ofrecerán un agradable aroma cuando se pone el sol y los contrastes entre plantas tapizantes, gravillas y rocas pueden crear impactantes volúmenes si sabemos iluminar bien un jardín. Un correcto proyecto de iluminación supondrá disponer de un segundo jardín al caer el sol.

Existen cientos de formas de iluminar un espacio. Acostumbrados a utilizar la luz para ver, debemos pensar que la luz también puede hacernos sentir. Elegir bien el tono, la temperatura, la potencia de luz o la óptica utilizada es vital para crear un ambiente limpio y acogedor. Abusar de los colores o de la mezcla de temperaturas (luces blancas y luces cálidas en un mismo espacio sin control alguno) suele ser el principal error. No basta con colocar un punto de luz de cualquier manera, es importante saber lo que debemos “pintar” con la luz y lo que debemos esconder y no iluminar en nuestro jardín nocturno. Aunque muchas de las luces en nuestros proyectos las hacemos a medida para poder controlar todos estos parámetros, en el mercado  tenemos una amplia gama de productos de calidad que pueden adaptarse en diseño y precio a todos los proyectos. Además, gracias a la cada vez más polivalente tecnología led, nuestro jardín también colaborará en hacer de nuestra casa un espacio de diseño funcional a la vez que sostenible.   Ω

mayo 2015

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012