... volver al resto de artículos de esta sección.

José Coronado: “Me propusieron presentarme a la alcaldía de Pozuelo”

Después de 30 años en el camino de su oficio de actor José Coronado mantiene el mismo brío de aquel joven que se quería comer el mundo cuando debutó en el teatro con la obra Público, de Federico García Lorca.   Trabajo y éxito van de la mano en su larga carrera en la que no se le ha resistido ningún género y se ha desenvuelto con buen aire tanto en teatro como en el cine y la televisión. Después de dar vida a un buen puñado de personajes sombríos vuelve ahora la carga con una comedia, Es por tu bien, en la que interpreta a un padre pelmazo y egoísta que urde, junto a sus dos cuñados –Javier Cámara y Roberto Álamo-, un plan para acabar con los novios de sus hijas. Su gran carisma a punto estuvo de acercarle a la política. Ofertas de uno y otro lado no le faltaron, incluso la de presentarse como candidato a la alcaldía de Pozuelo, pero se resistió.
Por G. Pose

—Vuelve a triunfar en el cine con una comedia, Es por tu bien, parece que da juego el género de cuñados.
Podría ser, ahí estamos tres cuñados, Roberto Álamo, Javier Cámara y yo. Es una comedia para toda la familia y la gente se parte de la risa. Es la historia de tres cuñados muy imbéciles que se llevan fatal pero que se alían para abortar las relaciones de sus hijas porque ninguno de los yernos les cae bien. De alguna forma todos nos vamos a ver reflejados en alguno de todos esos personajes.

—Esos padres consideran que sus futuros yernos no reúnen el nivel que requieren sus queridas hijas, ¿se siente identificado de algún modo con esa actitud?
Para nada, mi personaje es un gilipollas de cuidado, el peor de los tres y, además, es un maldito egoísta. El título de la película, Es por tu bien, se supone que es por el bien de las chicas y, qué va, es por el bien de esos padres tan zoquetes que se consideran dueños de las emociones de sus hijas.  

—¿Cree que esas situaciones y ese tipo de padres siguen existiendo en la realidad?
Espero que no, pero creo que aún nos queda muchísimo para superar viejas lacras. Todavía hay muchos padres que sobreprotegen a sus hijas y viven con el alma en vilo y obsesionados por el hombre con el que van a compartir su vida. Dejen a la gente en paz, hombre y si se equivocan, pues nada, a levantarse y seguir.

—¿Ya se ha cansado de hacer de malo, de encarnar a tipos sombríos y siniestros?
Hombre, llevo unas cuantas películas interpretando personajes muy malos, sí, la verdad es que me siento en mi salsa con una pistola en la mano pero un actor siempre quiere acometer nuevos retos y la comedia siempre me ha tirado. Además, yo vivo mucho mi vida en clave de comedia y creo que tengo bastante vis cómica. También, busco otros registros porque no quiero aburrir y me apetece “cambiar de novia”. Me gustan todos los géneros tanto en cine como en teatro o televisión.

—¿Sabe disparar un arma?
Sí, claro. Disparo bien con pistola, escopeta, arco, no sé. He aprendido bien al lado de la policía, que es el gremio que mejor conozco. He estado con la policía en todos los sitios, en redadas, interrogatorios, prostíbulos, en barrios peligrosos, en muchos sitios. Yo tenía que firmar unos papeles en los que se leía que estaba ahí bajo mi responsabilidad. Puedo decir que me he metido mucho en sus vidas, es un gremio muy admirable porque viven en la frontera de la vida y les rodea mucha mierda en cada momento. También hice una serie de bomberos y me tiré más de dos meses conviviendo con ellos. Así que también sé tirar de manguera (ríe). Es el privilegio de mi profesión, que te enriqueces gracias a los personajes que interpretas.

—¿Necesita acercarse mucho a la piel de los personajes que interpreta?, por ejemplo, ¿interpretaría a un tipo como Donald Trump?
Por supuesto que sí. Hay que buscar todos los elementos posibles para que tú puedas defender a ese personaje por muy perverso que sea. Yo he interpretado a asesinos y en la vida real no soy capaz de matar una mosca.

—¿Cómo asiste a tanto caso de corrupción en España?
Perplejo y con mal cuerpo. Se puso de moda llevárselo crudo a costa de los demás y así están las cosas, parece que forma parte de nuestra idiosincrasia.  Se premia al chorizo y se castiga al currante que se ha dejado la piel en el camino. Siempre habrá clases.

—¿Qué le parece la absolución de la infanta Cristina y la sentencia a Urdangarín?
Pues no sé, me hace dudar bastante. Lo que decíamos antes, parece que no hay un castigo similar para todos los que delinquen. Pero, en fin, sigamos confiando en la justicia, porque los españoles somos muy dados a hablar sin tener sólidos argumentos. Dejemos que la justicia trabaje porque las sentencias nunca van a satisfacer a todos por igual. 

—¿Se ve en el papel de político real?
Pues mira, me lo han propuesto algunas veces y desde la izquierda y la derecha, pero yo a lo mío.

—¿Es verdad que le ofrecieron presentarse a alcalde de Pozuelo?
Es cierto, uff! fue hace mucho, en los años noventa. Eran los tiempos de Jesús Gil y Gil y sí, el PP me propuso ser candidato en Pozuelo y creo que si me hubiera presentado podría haber ganado las elecciones y haberme convertido en alcalde.

—Acaba de cumplir 30 años en el oficio de actor, echando la vista atrás ¿se siente un privilegiado?
Yo cada día creo que esto se va a acabar por eso lucho por ganar secuencia a secuencia en los rodajes y enamorar a mi director y productores para que no me echen y sigan confiando en mí. No es un rollo, juro que lo siento así. Quien crea que lo tiene todo hecho por mucho éxito que haya conseguido está equivocado.

—Hace mucho tiempo aseguró que su sueño era trabajar en una película con Steven Spielberg, ¿sigue calentándole este deseo?
Pues no sé si lo siento con tanta fuerza como con la que lo dije aquella vez. Me encantaría trabajar con Spielberg, por supuesto, pero los años te van cambiando y lo que antes era blanco 30 años después pasa a ser negro, y es normal. Ahora ocurre que, aparte de Spielberg, tengo otros referentes, pero vamos, si llama Steven aquí me tiene.  

—Se le ve saludable y contento, ¿cómo se llega tan en forma a los sesenta años?
No sé, esto va muy rápido pero yo me siento más joven y más niño que nunca, por lo menos mentalmente. Tengo muchas ganas de seguir aprendiendo y de continuar creciendo en mi trabajo.

—Eso, teniendo en cuenta que su vida ha tenido cierto trajín, vamos que la noche madrileña nunca le fue ajena.
Es verdad, aquella noche madrileña de la Movida, tenía negocios nocturnos de hostelería, una agencia de modelos, en fin, pero eso ya quedó atrás, me lo bebí todo y ahora no salgo tanto, vamos, casi nada.

—¿Se cuida mucho ahora?
No mucho, lo normal, tengo un gimnasio cerca de casa y cuando voy sudo lo mío, pero nunca me he obsesionado con la salud.  

—¿Cuál es su dieta preferida?
Vivir con una sonrisa y, sobretodo, irte a la cama sin haberle jodido la vida a nadie. Cuando te acuestas con sentimiento de culpa envejeces más.   Ω

marzo 2017

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012