08-03-2017 10:08 a.m.

MARZO 2017  /  ECONOMÍA

Renta fija, ¿explotará la burbuja?

08-03-2017 10:08 a.m.

Por Conecta Capital
www.conectacapital.com

Mucho se esta hablando estos días sobre tipos de interés, y sobre la evolución de los mismos. También se hace constantemente referencia a la repercusión que una subida de estos puede tener en los mercados de deuda mundiales, tanto pública como privada. No olvidemos que no hace mucho tiempo todos los días en los telediarios se oía hablar de la prima de riesgo, que llego a convertirse en una vieja conocida.

Antes de profundizar en si nos encontramos o no en un momento de desarrollo e inmediata explosión de la que sería una de las peores burbujas en termino macroeconómicos,  nos gustaría profundizar en que es la renta fija, que tipos de deudas existen y que importancia tiene las variaciones de esta  para ahorradores, consumidores y contribuyentes.

La renta fija es básicamente la deuda emitida por estados y grandes corporaciones (empresas de todo tipo) para financiar su actividad económica. Dicha deuda es emitida en forma de letras, obligaciones y bonos (dependiendo de su duración y emisor) y puede ser de cupón fijo o flotante (dependiendo de si se paga a interés fijo o variable, dependiendo de un índice o un indicador, como por ejemplo el Euribor). Dicha deuda puede ser adquirida por cualquier agente económico, pero dependiendo de sus mínimos de entrada o de su complejidad, sólo puede ser adquirida por agentes especializados, como entidades financieras o fondos de inversión.

La renta fija tiene dos riesgos fundamentales, el riesgo de crédito y el riesgo de interés. El riesgo de crédito es el que se produce por una posible insolvencia del emisor. Si pensamos que el emisor no va a poder cumplir con sus obligaciones financieras el interés que se le exigirá será muy elevado o incluso puede darse el caso de que nadie adquiera su deuda. Eso afectaría a su deuda en circulación, que cotizaría muy por debajo de su valor nominal. Aunque en la reciente crisis de deuda soberana hemos visto situaciones muy delicadas como Grecia o Malta, en la eurozona no se ha dado este escenario ni se contempla (y menos aun para un país del tamaño de España), así que los que tienen deuda española, independientemente de la duración, pueden dormir a pierna suelta.

A pesar de ello, lo más importante y lo que pasa más desapercibido es el riesgo de interés. No podemos olvidar que los grandes agentes económico están permanente endeudados, especialmente los estados, ya que su objetivo financiero no es obtener beneficios y disminuir su deuda, sino mantener un equilibrio financiero que colabore a la prosperidad de su población. Es por ello que siempre van a generar deuda, y el precio de la misma dependerá mucho de la curva de tipos y de las actuaciones de bancos centrales. Si la deuda nueva que se coloque tiene mayor precio que el anterior el precio de mi deuda mas barata será peor, al poder conseguir en mercado deuda mas cara (mejor precio) con el mismo emisor (es decir, mismo riesgo).

Y es aquí donde,  todos los expertos coinciden en que existe un riesgo de burbuja.

Llevamos varios años con políticas ultraexpansivas de los bancos centrales, para contrarrestar los nocivos efectos que una crisis inmobiliarias, que derivo en una crisis financiera y finalizo en una de deuda soberana. Estas políticas se han realizado para poder generar crecimiento e inflación en una economía excesivamente debilitada. Pues bien, parece que después de muchos años se empieza a oír de nuevo la palabra INFLACION. Si la inflación aumenta los bancos centrales tienen que dejar de realizar sus compras de bonos a precios excesivamente baratos y deben plantearse subir los tipos de interés. Esto es evidente que no puede hacerse de manera inmediata, dado que podría generarse en colapso.

¿Porque se produciría un colapso? Se  preguntaran.

Pongamos un ejemplo practico, si el banco central europeo deja de comprar un bono español a 10 años al precio de 1% anual, posiblemente el fondo de inversión X le pida al gobierno español el 1,75%. Eso provocara que el fondo de inversión Y, que adquirio deuda española hace un año al precio de 1,10%, si quiere vender su bono, no lo hara por 100, sino por 95, por lo que sus participes verán que el valor de su inversión esta bajando. Este es un pequeño ejemplo muy simplificado, de como se mueven los mercados de deuda.  Si esto lo elevamos a la máxima potencia podríamos hablar de perdidas de miles de millones.

Dicho esto, nosotros como analistas consideramos que no se va a dar ningún colapso, porque esto ya esta previsto. Por medio de un programa controlado y contenido se puede ir escalonadamente saliendo de esta vorágine de tipos de interés ultra bajos y política monetaria ultraexpansiva. No obstante tenemos que asumir que si seguimos haciendo lo mismo deberemos asumir perdidas de dinero, aunque no tan catastrofistas como las que leemos en algún medio.

¿Y como podemos evitarlas? Desde Conecta Capital consideramos que lo primero que hay que hacer es huir de las duraciones largas en bonos, y sobre todo de aquellas que tienen tipos de interés demasiado bajos por su gran seguridad (hablamos por supuesto del bund alemán). Si entramos en fondos de Renta Fija, evitemos los típicos fondos garantizados de la banca y centrémonos en fondos que jueguen con duraciones cortas y con diferentes estrategia, y que tengan liquidez en torno a un  50%. Carmignac securite, desconocido por el cliente de banca particular, pero sobradamente conocidos por aquellos de gozan de profesionales del asesoramiento seria una buena alternativa. Así mismo debemos empezar a gestionar nuestro dinero combinando diferentes estrategias.

Combinando  fondos mixtos flexibles, alguno con sesgo a eurozona y otro a los USA (por ejemplo una combinación de un M&G Dynamic Allocation con Nordea Stable Retur, o Deustche Concept Kaldermongen) con fondos de renta variable pura y de diferentes estrategias, como el Invesco Pan european Equity con el fondo boutique Gestion Value de Andbank; podemos encontrarnos que no sólo no vamos a ver perder poder adquisitivo y ver como nuestra inversión no sube, sino que vamos a batir con creces la temible sombra de la inflación.

No dejemos que los arboles no nos dejen ver el bosque, y busquemos soluciones para rentabilizar nuestros ahorros. Eso si, siempre de una manera responsable y eficiente.

Como invertir nuestra liquidez en fondos de bajo riesgo

En fondos de renta fija corto plazo, los cuales sin llegar a ser  monetarios puros, tienen  algo de duración de bonos en sus carteras para poder tener algo de rentabilidad. Su  volatilidad media está en el rango 1%- 2,25% dependiendo de si tienen más o menos de duración. Y la  caída máxima a 12 meses es menor al 2% aproximadamente de producirse.

Otra opción son fondos de renta fija de bonos flotantes, estos tratan de reducir la volatilidad que viene explicada por la duración, por lo que el riesgo es inferior al de los activos de renta fija tradicional, cubriéndose ante posibles subidas de tipos de interés ofreciendo retornos positivos. Dos recomendaciones Natixis Credit Euro 1-3 y DWS Flotating Rate Notes.   Ω