04-03-2016 1:29 p.m.

MARZO 2016  /  ENTREVISTAS

Una renacentista en el siglo XXI

04-03-2016 1:29 p.m.

Dice Loreto Sánchez Seoane sobre Las sinsombrero, que el grupo que protagoniza el libro de Tania Balló “rompió costumbres y modos en los años 20 y 30” del pasado siglo...

...En este también tenemos esas mujeres que, como las renacentistas de la pasada centuria, también escriben, componen, actúan, dirigen… Un claro ejemplo de ello es la pozuelera Natalia Vergara, una polifacética mujer que ahora está imbuida en la presentación de su nuevo disco De Venus amarte, en el que se muestra tal como es

 

En los tiempos narrados por Tania Balló, las protagonistas se encontraron en el olvido. En los tiempos de hoy, es muy difícil no hacer caso de la naturalidad y sencillez de Natalia; de su cálida voz. Será por la época en la que nos encontramos, en la que cada vez más el protagonismo femenino es mayor o por cómo desnuda su alma con un disco con el que rompe con el pasado, con su pasado. Será porque está dirigiendo Señoritas On Fire, un proyecto para dar a conocer a las mujeres en su faceta de compositora.

Natalia es una compositora, una cantante de Pozuelo, con necesidades de expresar sentimientos y utilizando la escritura y las canciones para ello. Supo que quería dedicarse a este mundo cuando a la edad de cinco años vio el musical Annie. Entonces se dijo que era eso lo que quería hacer. Desde entonces hasta su disco De Venus amarte, esta pozuelera ha pasado mucho. Tanto como convertirse en una primeras ventas con su anterior trabajo como Innata; a cantar en el musical Hoy no me puedo levantar de Nacho Cano y en otros muchos; a encontrarse con un problema en las cuerdas vocales que le impedía cantar; a ser la cantante de la sintonía de la serie de Televisión "Sin Tetas No Hay Paraíso", y a muchas otras cosas.

Además, por si esto no fuera suficiente, a esta inquieta mujer, le ha dado tiempo a licenciarse en Derecho, primero y Comunicación Audiovisual, después. Y, entre medias, Interpretación. Ah, también es actriz. Lo dicho, una mujer del Renacimiento en pleno siglo XXI o, como Las sinsombrero, una mujer que rompe moldes.

Ahora está en plena promoción de su nuevo disco, con el que rompe con su pasado. Con De Venus amarte, Natalia ha dejado atrás Clan Club e Innata. Esta última era descarada, provocativa, irónica, sexy y rebelde. Natalia Vergara es dulce y sensible, más profunda y madura lo demuestra en este trabajo: nos enseña lo sencillo, los pequeños detalles, lo cotidiano, desnuda su alma y le canta al amor.

Sin parar de hacer cosas

Hace un par de años, poco tiempo antes de sacar a la luz este disco, Natalia se fue a Londres a “buscarse la vida”. Allí, al ver lo complicado que era, se le ocurrió la idea de crear Señoritas On Fire, ya que los clubs hacían sesiones de música “temáticas”. Entonces empezó a llamar a todas sus amigas que estaban allí y les propuso cantar en los clubes londinenses. La idea gustó mucho allí y al regresar a España continuó llamando a artistas y hacen conciertos según los estilos de las cantantes-compositoras (jazz, música mexicana…). El objetivo, dar a conocer a las autoras, que son las que menos visibilidad tienen. Una de las que han actuado con este grupo es Barei, la representante de España en Eurovisión, concurso al que estuvo a punto de ir en 2008.

Ese fue uno de los primeros pasos de su cambio, ya que allí llegó después de operarse de las cuerdas vocales (hasta en cuatro ocasiones) y buscando una alternativa profesional para seguir ligada con el mundo de la música, pero desde el otro lado, ya que no sabía si podía o no volver a cantar. “La verdad es que aguanté poco detrás de una mesa y viendo casi a diario los escenarios donde, en principio, no podía o sabía, si podía subir, lo dejé pronto”, asegura. Lo que está claro es que, empezando de cero, volvió a recuperar su voz, a cantar y a seguir adelante.
Por calidad e insistencia, Natalia trabaja en lo que le gusta. Al regresar de Londres, Natalia, un alma inquieta y consciente de que su voz estaba recuperada, se marchó a México para seguir aprendiendo en el mundo de la música.

Y, por fin, De Venus amarte

Estaba claro que no tenía suficiente. Natalia quería hablar del amor y conoció a Ludovico Vagnone, un productor que ha trabajado con los mejores. Él le dijo que sí, que le gustaban sus canciones y que iba a trabajar con ella. Y así ha salido a la luz este disco lleno de la vida de Natalia.

Ella habla de recuperar la ilusión, del amor, que duele en muchas ocasiones, pero que te hace crecer. “De creer, porque no es bueno perder la fe en las personas. Al final, lo que quiero decir es que el amor es una locura mientras dura y que hay que tirarse a la piscina. Hay que seguir creyendo como cuando éramos niños, con esa ilusión. Hay que seguir lo latidos del corazón…”, asegura.

Natalia tiene claro que el mensaje que lanza lo volverá a hacer. “No sé de qué hablaré en los siguientes, pero vendrán más discos. Seguro”, añade.

Promoción en radios, televisión, prensa…

Presentó De Marte amarte el pasado mes en la Sala Galileo Galilei. Este mes y el próximo tendrá varias actuaciones en Madrid y en mayo vuelve a hacer las maletas para continuar con la promoción en México.
Seguro que si se lo propone hará como en la canción que da título al disco: “… quiero ir corriendo de Venus a Marte y luego amarte…”   Ω

Más artículos

Sin miedo a la I.T.V.

05-04-2018 2:31 p.m.

El flamenco es eterno

08-05-2017 11 p.m.

La fuerza de Aida Gómez

11-10-2014 9:32 p.m.

Polideportivo

19-09-2014 12:24 p.m.