11-10-2014 9:32 p.m.

MARZO 2013  /  ENTREVISTAS

La fuerza de Aida Gómez

11-10-2014 9:32 p.m.

En Aida Gómez (Madrid), lo que se ve inmediatamente es la fuerza de sus ojos y un optimismo que directamente te alegra el día. Para poder transmitir eso, se tiene que llevar dentro. Aida lo tiene y, como la princesa etíope de Verdi, regresa. En el caso de la nuestra, es siempre de países como Rusia, donde acude para dar clases magistrales. Ahora es ella la que enseña, aunque nos asegura que no deja de aprender

ara llegar donde está, tuvo un camino muy largo: empezó cuando sólo tenía 14 años de la mano de Antonio El Bailarín bajo la disciplina del Ballet Nacional de España en 1982, interpretando papeles de solista. En tan solo tres años ya era primera bailarina. Estaba claro que iba a ser una artista de renombre. “Al final me quedo con el hecho de que he podido trabajar en lo que me gusta”, asegura Aida.

Pozuelo con otros ojos

Te va explicando las cosas con tanta humildad y sentimiento que no te das cuenta de que estás con una de las mejores y que ha derrochado su saber y arte por todo el mundo: el Albert Hall de Londres, el Radio City de Nueva York, el Teatro Real –lo inauguró en 1997 con la obra El Sombrero de Tres Picos– y, ahora, el MIRA Teatro, donde ensaya su compañía desde hace un año, tras convertirse en Compañía Residente de Pozuelo de Alarcón. “Esto ha hecho que vea a Pozuelo de forma distinta, lo veo con los ojos de los trabajadores del MIRA, y lo único que puedo decir es que es un sitio fantástico, donde me tratan muy bien. Y esto es lo que hay en este municipio”, señala Aida, que continúa diciendo que “sólo puedo estar agradecida por haber encontrado un sitio como este para poder ensayar y trabajar a diario”.

Ella corresponde con su arte, dando clases magistrales y ofreciendo lo que tiene. Es de esas personas que tienen mucho recorrido, con un carácter que lo único que hace es sumar y con muchos proyectos en mente.

Proyectos y más proyectos

Ahora mismo está creando. Cuando nos vimos para hacer la entrevista, nos recibió un par de horas antes del ensayo con los miembros de su compañía. “Así tenemos tiempo de hablar”, nos comenta en una sala llena de espejos que no consiguen desvirtuar la realidad. “Uno de los proyectos que más me gusta y que quiero llevar a cabo próximamente es el trabajar con niños. Es increíble ver las caras que ponen cuando asisten a cualquier clase o al teatro con sus papás. Terminan diciéndoles que quieren ser como la princesa esa que baila. Que luego te cuenten eso los padres, es fantástico”, concluye Aida.

Además lo dice con conocimiento de causa, ya que ha visto muchas veces esas caras. “Otra de las ventajas que tiene la danza es la disciplina que se crea en los pequeños. Son ellos mismos los que repiten los ejercicios que no les salen bien y no dejan de hacerlo de forma divertida. Eso es porque le gusta lo que hacen”, señala esta coreógrafa que baila a diario con una escoliosis.

Otro de los grupos con los que en un futuro le encantaría trabajar es el de las personas mayores. “Se les ve disfrutar tanto con lo que hacen, quizás tanto como a los niños. Ellos se acercan y te dicen que les enseñes ese paso o ese baile”, señala Aida. Lo tiene claro: quiere ayudar a enseñar lo que sabe, que es mucho.
Su llegada a Pozuelo

Entró en Pozuelo por su amigo José María Cano. “Fue él quien me trajo por primera vez a este municipio, y la verdad es que el resultado es muy bueno, porque ya había otras compañías residentes en la Comunidad y nosotros nos merecíamos una compañía con una estructura como esta. En la que yo pueda entrar con una llave desde las 10 de la mañana hasta las 10 de la noche. En Madrid eso no es posible, y aquí me ofrecieron esa oportunidad”.

Lo próximo que veremos de Aida en un escenario es la Gala de Danza Española que se llevará a cabo el próximo 6 de abril y en la que la coreógrafa reunirá de forma excepcional a los bailarines que forman parte de la élite de la danza española. “Haremos un espectáculo que irá desde la escuela bolera hasta el clásico español, mezclaremos lo contemporáneo y la vanguardia. Ofreceremos la mejor danza española”, concluye.

Hay que ir más al teatro

Aida coincide con su amigo, el también coreógrafo y bailarín Víctor Ullate, quien dice que si en París se llenan los teatros con esos precios (una media de 140 euros), cómo no va a venir la gente a Pozuelo un precio mucho menor, “si hay el mismo contenido en un gran continente”. Ella comparte opinión y anima a la gente a que acudan. “Es cultura”, finaliza.

Más artículos

Rocío Laseca

07-03-2017 6:46 p.m.

El poder de la transformación

04-12-2016 1:15 p.m.

Hay vida durante el cáncer

01-09-2014 12:55 p.m.

Todo por tu hijo

01-09-2014 12:05 p.m.

El voto europeo de Pozuelo

01-09-2014 10:47 a.m.