22-03-2015 11:11 a.m.

JUNIO 2013  /  MOTOR

La diferencia, se nota

22-03-2015 11:11 a.m.

La séptima generación del compacto alemán se perpetúa como referente en la categoría: puede que en lo estético recuerde al interior, pero los cambios que aporta son sustanciales. Ha pasado por nuestras manos con el motor diésel más asequible, redondo por 23.300 euros a falta de descuentos

El nuevo Golf exhibe una estampa más afilada y dinámica que su antecesor, en parte porque es más bajo (ahora 1,45 metros de altura, con una longitud de 4,26 metros, un poco mayor). Con todo, no es un cambio drástico porque sus responsables aseguran que la clientela del coches demanda “una imagen continuista y atemporal”. Por cierto, para el fabricante es su “embajador mundial”: más de 29 millones de unidades Golf vendidas en todo el planeta en 38 años de saga.

El que ahora se puede adquirir es un automóvil completamente nuevo, por cierto, 100 kg más ligero, equivalentes a 270 latas de Coca-Cola. Esa merma se traduce en un comportamiento más seguro, menor consumo y prestaciones más brillantes con cualquiera de sus motores.

El nuevo Golf, que gana algo de maletero (de 380 a 1.270 litros, según la posición de los asientos traseros abatibles) es, asimismo, un poco más habitable. Sorprende la longitud de las banquetas de los asientos, la funcional organización del cuadro orientado al conductor, la calidad de los materiales… Se siente mejor aislado y es, en términos absolutos, más confortable en todos los aspectos, hasta por detalles como el tacto de los intermitentes o de la palanca del cambio, mejor amortiguados.

En vanguardia

A todo ello, se pone a la última con avanzadas tecnologías, eso sí en su mayoría opcionales: desde pantalla táctil para el audio con sensor de proximidad, que conmuta automáticamente al modo de manejo con sólo acercar la mano (en tres dimensiones, puede ser de 5, 5,8 u 8 pulgadas), hasta detector de fatiga, control de velocidad activo, sistema de frenada de colisión múltiple (evita que el coche siga rebotando tras un impacto frenando por el conductor)…

Pozuelo IN ha tenido ocasión de probar unos días la que, a buen seguro, será una de sus mecánicas más demandadas: el más que razonable turbodiésel 1.6 TDI de 105 CV. Conocido de la anterior etapa Golf, despliega una respuesta llena y brillante, no para ir de carreras, pero sí para satisfacer el uso familiar al que muchos destinarán un coche así. Además, ha recibido retoques para ganar empuje en el tramo medio de uso, un punto a favor para moverse por ciudad. Como dato de interés, homologa una media de 3,8 l/100 km (unos 5 en conducción desenfadada), gracias entre otros a su mecanismo de parada en semáforos y atascos Start/Stop.

Con acabado Advance (23.300 euros), el Golf aporta lo preciso: climatizador de doble zona, llantas de aleación, audio y Bluetooth, antinieblas con función de giro, cuatro elevalunas eléctricos, cierre con telemando, freno de parking por botón, 6 airbags, ESP, función Autohold para no recular al iniciar la marcha en cuestas… Por supuesto, hay todo un caro y extenso compendio de extras capaz de colmar a los más sibaritas y de configurar un Golf a la medida, por ejemplo con el fabuloso cambio de marchas automático DSG, que sale por 1.900 euros.