10-07-2018 7:14 p.m.

JULIO 2018  /  EMPRENDEDORES

El compromiso. Cuestión de actitud o ¿Algo más?

10-07-2018 7:14 p.m.

Por Fernando Morales
Especialista en Organización y Gestión de Personas.
Con 26 años de experiencia en multinacionales.

Uno de los pilares fundamentales del desempeño profesional y personal es el compromiso que adquirimos con nuestro trabajo, nuestra familia, amigos, etc. La elección del tema de este artículo surgió de la exposición en Madrid sobre la vida en el campo de concentración de Auschwitz . Mi hijo mayor estuvo en ella y vino a casa francamente impactado con la misma.

Después de rememorar esos lúgubres acontecimientos con él, me vino a la mente el relato de Victor Frankl en su libro “ El hombre en busca del sentido” y sus reflexiones sobre como el compromiso con nuestros principios, valores, familia, amigos , en definitiva con todo aquello que da sentido a nuestras vidas tanto a nivel profesional como personal, supuso para ellos , mayores posibilidades de sobrellevar todos los horrores que sufrieron en el campo de concentración.

Victor Frankl, durante su cautiverio, observo que aquellas personas que tenían un por qué vivir, un compromiso personal ( esposa, hijos, padres, etc) , un negocio que atender , unas clases que impartir, etc. tenían más posibilidades de sobrevivir en el “lager”.

“El hombre puede conservar un vestigio de libertad incluso en las terribles circunstancias de tensión psíquica y física”. V.F.

¿Y qué tiene que ver todo esto con nuestro día a día?.

Pues tiene mucho que ver, en mi experiencia profesional y personal , siempre he detectado que que en aquellos proyectos en los que todos estábamos comprometidos con el objetivo, que el reparto de roles estaba claro, todos remábamos en la misma dirección, nuestro ego se quedaba a un lado por un momento y solo pensábamos en hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible.

Por todo ello el compromiso es un acto de libertad , nos comprometemos con aquello que comparte nuestros valores, principios, etc. en definitiva nuestra forma de ver el mundo .

Incluso en la peor de las situaciones , como nos indica Victor Frankl  “ La experiencia de la vida en un campo de concentración demuestra que el hombre tiene capacidad de elección”, tenemos la libertad de elegir nuestra actitud hacia las circunstancias que nos rodean.

Si tuviésemos que medir nuestro grado de compromiso , el primer kpi  serían las acciones que realizamos o no , para conseguir nuestros objetivos. Podemos tener unos ideales fantásticos ( p.ejemplo: dejar de fumar), que si no van acompañadas de las  acciones necesarias sería imposible conseguir nuestros objetivos.

La falta de acción, denota en la mayoría de las ocasiones una falta de compromiso hacía nuestro objetivo. Victor Frankl en su relato de la vida en el campo comentaba que había prisioneros que se dejaban ir, perdían la ilusión , su compromiso por querer seguir viviendo. Es cierto que en una barbarie de estas dimensiones , el seguir viviendo dependía de multitud de factores que los prisioneros no controlaban, entre ellos el reconocimiento médico que se hacía en la rampa de llegada del tren a Auschwitz, pero también es cierto que aquellos que tenían un sentido para seguir viviendo, tenían muchas más posibilidades de conseguirlo puesto que hacían multitud de cosas con el fin de poder cumplir sus sueños, salir de allí y poder retomar de nuevo su vida.

Ya en un plano más profesional y sobretodo orientado a nuestro día a día en nuestro trabajo, quiero referirme a dos estudios que por su resultados han despertado mi curiosidad.

El primero de los estudios pertenece a Stephen Covey autor de “ Los siete hábitos de la gente altamente efectiva”. En el Covey refleja que solo el 15 % de los encuestados estaba identificado con objetivos y prioridades de la empresa, el 19 % consideraban los objetivos retadores y por último un 51 % no entendía porque hacía lo que hacía en su trabajo diario.

El otro informe,  elaborado por la Consultora Tatum junto con la Universidad Complutense de Madrid, viene a corroborar estos datos , un porcentaje aproximado del 30 % de los encuestados seguía en sus empresas por obligación.

En mi opinión estos datos son demoledores, un 51 % de los empleados de una Compañía , en el caso de la encuesta de Covey , estarían en un desempeño muy por debajo de su capacidad real , aunque no podemos determinar que una persona poco comprometida no realice a lo largo del día ninguna tarea con eficacia.

Lofti El Ghandouri en su libro “ El despido interior”, define la falta de compromiso con el trabajo de la siguiente forma “Sentarse en la silla sin ganas de trabajar y decirse , venga otro día más”.

Como hemos visto anteriormente , el  compromiso es individual, es una elección, es la actitud con la que afrontamos el trabajo , nuestras relaciones, los acontecimientos diarios , es la que  determinará si hacemos un trabajo realmente excepcional o por el contrario nos conformaremos con cumplir y poco más.

Siendo muy importante el compromiso personal, también lo es el compromiso de las compañías con sus empleados . Las compañías deben hacer lo que este en su mano para que se despierten los durmientes de los que nos habla Lofti El Ghandouri.

Collin Powell , General Norteamericano, comentaba en una entrevista que le realizaron , que para él eran tan importantes las personas que limpiaban las letrinas de los baños como los soldados que luchaban en el frente. El motivo era muy simple , si las letrinas no estaban perfectamente desinfectadas, los soldados que las utilizaban podrían coger infecciones que afectasen en la realización de sus tareas en perfectas condiciones. Estos trabajadores formaban parte de las arengas de este conocido General , como si fuesen un soldado más, ellos se sentían parte del éxito o fracaso de la consecución de los objetivos planificados, estaban identificados con el objetivo, era un reto para ellos y sabían perfectamente para qué hacían su trabajo.

Este es un ejemplo de lo que puede hacer una empresa por sus empleados, de lo que puede hacer un Directivo por mejorar el grado de compromiso de una persona con su trabajo y con su empresa. La responsabilidad y el compromiso van de la mano a la hora de motivar a una persona hacía la consecución de su mayor desempeño.
Algunas curiosidades de ambos informes. La retribución no está entre los principales generadores de compromiso. Se ha demostrado que la motivación que nos produce la retribución es efímera y nos dura el mismo tiempo que tardamos en gastarla. En cambio , saber que nuestro trabajo es útil, necesario para el buen funcionamiento de la Compañía , valorado, etc.,son elementos generadores de compromiso. Valores, principios, reto, disfrute son los conceptos más valorados en la encuesta de Tatum.

Para finalizar y ahora que estamos en pleno campeonato mundial de fútbol quiero cerrar este artículo con la siguiente cuestión. Podríamos imaginar un equipo de fútbol en el que 5 de sus 11 integrantes estuviesen ahí por obligación, sin ganas de jugar , sin saber porque tienen que jugar y esperando que el árbitro pite el fin del partido para hacer realmente lo que les gusta hacer. Espero vuestras reflexiones.   Ω

Julio 2018

NÚMEROS ANTERIORES:

2018 2017 2016 2015 2014 2013 2012

Artículos relacionados

 2

 EMPRENDEDORES Entrevista de selección

 5

 EMPRENDEDORES DebestHome