09-07-2018 7 p.m.

JULIO 2018  /  EL BAÚL DE KATY

Coti: “España es parte de mi vida”

09-07-2018 7 p.m.

Viaje por las músicas, los silencios, los tiempos y el vino, con uno de los cantantes hispanos más populares. Disco de Oro, Platino y Doble Platino (en España, Argentina, México, Colombia), que cuenta con 2 Grammy, y cuyos temas han llegado a ser número 1 en los prestigiosos Billboard,  además de haber alcanzado 12 Premios ASCAP en USA. Humildad, cercanía, verdad. Introversión a ratos, humor a momentos, felicidad infinita. Esperanza como lema de vida.
Por Katy Mikhailova
Fotografía: @ricardorubiooficial

Le recogemos en su residencia de la zona noroeste de Madrid. Vive en Majadahonda, así que es vecino de Pozuelo. En realidad, parte de su vida transcurre entre aviones transatlánticos, escenarios y, mundo, en general. Un mundo amplio, cosmopolita y lleno de profundidad musical. De Argentina, a España, su segundo país, para hacer una parada extensa y agradable en la redacción de Pozuelo IN.

En el coche, con Carmen Millán al volante, conversamos de cuestiones banales que no tienen ninguna relevancia. Por supuesto, el nuevo Gobierno (que no parece disgustarle demasiado) y el no-calor de Madrid de principios del pasado mes son temas que no faltan durante un viaje en el que nos confiesa haber vivido en Las Lomas de Boadilla mientras nos pregunta dónde comer un buen arroz en Pozuelo.

El humor fino, la ironía sutil y la cercanía son algunas de las virtudes que se aprecian en nuestro protagonista de este baúl de los recuerdos y las emociones. Si os digo Roberto Fidel Ernesto Sorokin seguramente no os diga nada. Pero si añado que es cantante y autor de canciones como “color esperanza” o “nada de esto fue un error”, lo ubicáis mejor.
“Elegí el vino como compañero en las giras”, explica. “En mis giras siempre me ponían vino. Pero del malo”, añade, entre risas. Razón por la cual decidió crear su propio vino. COTI SOROKIN VERSO se llama, elaborado a partir de 4 variedades de uva (malbec, cabernet sauvignon, cabernet franc y syrah).

Él es Coti (14 de junio de 1972). Coti para los amigos. Coti para la familia. Coti en los conciertos. Nació en Rosario, aunque su infancia la ha vivida en una ciudad de argentina llamada Concordia. “Empecé a acercarme a la música a través de los instrumentos que había en mi casa, gracias al piano de mi madre, quien me ofreció tomar clases de música”, cuenta sobre sus inicios.

Su infancia sonaba a todo. Pero sobre todo a música, y música de la buena. Descubrió a grandes clásicos como Debussy, Ravel, entre otros, a través de su madre; y con su padre aprendió jazz, tango y folclore.

“Me crié en una ciudad a casi 500 kilómetros de Concordia, una ciudad en la que me alejé del ruido. Con el tiempo, regresé a Rosario en donde estudié música, llegando a crear un grupo llamado Luz Mala”, amplía.

Su infancia la disfrutaba jugando al fútbol. “No sé si era alegre”. “Pero tampoco estaba triste”, completa, con cierto realismo y seriedad. Supongo que la profundidad la reserva para crear poesía musical con sus letras y su guitarra.

“Me gustaba tener mis momentos de soledad”, termina confesando, mientras hablamos de esos días azules de una infancia en una Argentina llena de ritmo y vida.

Su padre es médico, con 78, aun sigue ejerciendo la profesión. El mayor de sus 4 hermanos fue quien le “bautizó” como Coti, que empezó siendo un pseudónimo al principio. Nadie le llama Roberto.

Recuerda que su gran fichaje por una multinacional fue con Universal Music Spain, pero ocurrió de manera totalmente casual. De hecho, fue el atentado del 11S en 2001 que le desvió a Madrid: “había quedado con un directivo de la discográfica en Miami, pero tenía que viajar un 12 de septiembre, y no pude hacerlo”. Así, la reunión que le ofrecieron fue en la que es su hoy segunda ciudad, su Madrid. Cuenta que escucharon el tema “Antes de ver el sol” en un cassette y firmaron de inmediato el contrato. A la semana, un Coti aun desconocido para España, estaba mudándose a Boadilla del Monte, municipio del que le habló una conocida española.

Además de su aventura en el mundo de la enología, este verano está de gira en España por numerosas ciudades con ‘Cercanía y Confidencias’; y en otoño sale al mercado su último trabajo: un disco que ha sido grabado en directo en el teatro Colón de Buenos Aires, el que es considerado como uno de los cinco teatros más importantes del mundo. Concierto en el que Coti llegó a contar con un total de 25 músicos de cuerda y su banda habitual.

Antes de cada concierto (a la pregunta de Carmen), busca la concentración física, el calentamiento de su voz, y, en sus palabras, “el calentamiento de su alma”.

—¿Sentiste miedo?
Sí. Todos sentimos miedo. Pero lucho contra él.

—Algo como lo del 11S te condiciona tu futuro, ¿crees en el destino?
No creo en el destino. Uno trabaja su suerte.

—¿Cómo afrontaste Madrid como sustituto profesional de Miami?
Me fascinaba la idea de llegar a Madrid.

—¿Qué significa, entonces, España en tu vida?
España me dió una segunda casa. Imagínate. Llegué con parte de mi familia (que amplié en Madrid), vine a publicar un disco, y me quedé 15 años. España es parte de mi vida.

—La fama te ha llegado muy pronto, y has sabido mantenerla en un momento en el que la industria musical, hoy, crea y elimina artistas con una facilidad inmensa. ¿Te ha afectado el éxito?
Me ha afectado, pero para bien. Mi familia me ha contenido. Las raíces son lo que te mantiene con los pies en la tierra.

—Ya que hablamos de mantener el éxito, tu nueva aventura son los vinos. Siempre he encontrado una unión muy fuerte entre ambas artes. ¿Qué vínculo le encuentras?
Son asociaciones libres. A todo lo que genera pasión le encuentro un vínculo de unión. El vino es el precursor de amistades, de momentos.

—¿Con qué marida tu vino, además de música?
Con el tiempo.

—Siempre digo que el vino es beber el pasado...
El paso del tiempo, para mí, afecta para bien en las personas. Y el vino nos enseña que el paso del tiempo es bueno. La música sin tiempo no existe. La música existe porque existe el tiempo.

—Me parece tremendamente filosófico este debate. ¿Qué es para un músico la música, si la tuvieras que explicar a alguien que no oye?
(Coti piensa en silencio durante un tiempo). La música es una vibración. Aunque no la oigas, percibes esa vibración. Una vibración que vive en la naturaleza. La música es fundamental para la vida.

—Aun siendo otro tipo de música, ¿qué me dices del silencio?
En realidad el silencio es donde existe la música. Y es importante que haya respiración cuando haces música. El corazón tiene latidos.Y tiene que existir contrastes.

—Hablemos de tu parte espiritual…
Para mí la espiritualidad pasa por mi música, por mi instrumento. En cada concierto busco conectar con mi espíritu, y, sobre todo, con el de los demás.

—¿Cómo funciona tu proceso creativo?
Es una mezcla de situaciones. No es algo espontáneo sino que hay un trabajo detrás.Si quieres sacar cosas fuera, tienes que meterte dentro. Meterse dentro de uno mismo, buscando en su interior, y así expresarse con libertad.

—Ya que mencionas la libertad… Color Esperanza es casi un grito a la libertad.
La escribí en un autobús. No tenía siquiera dónde apuntarla y tuve que memorizar la letra. La repetía y la repetía, una y otra vez, para que no se me olvidarla. “Sé que hay en tu ojos con solo mirar”, dice un fragmento. “Que estás cansado de andar y andar”, sigue.

—¿Qué representaba?
Una situación de mi país: la crisis previa a 2001.
Nuestra buena amiga en común, Sandra García-Sanjuán (Starlite), siempre dice que es como un ‘himno de la felicidad y la esperanza’...
De hecho la cantan en todos los colegios en Argentina. Y también podría significar luchar contra tu propio enemigo, que a menudo es uno mismo.

—“Quitarse los miedos, sacarlos afuera”, prosigue la letra del hit.
Hay miedos existenciales. Como la muerte. Los miedos te paralizan.

—“Pintarse la cara color esperanza”. ¿Qué es la esperanza?
Un sentimiento revolucionario. Es la voluntad del cambio. El estribillo dice “saber que se puede/ querer que se pueda”.

—Pareces feliz…
Sí. Soy feliz. La felicidad son flashes. La felicidad es la ausencia del miedo, como dice Punset. La felicidad es vender los miedos.

¿Sabías que…?
Coti estudió música en la facultad de Humanidades y Arte de esa ciudad, donde formó su primera banda, “Luz Mala”, con la que grabó su primer disco en 1992 para el sello Melopea bajo la producción ejecutiva de Litto Nebbia.

En 1993 se muda Buenos Aires y comenzó a colaborar como guitarrista, arreglista y productor en proyectos de Turf, Andrés Calamaro, Enanitos Verdes, Mercedes Sosa, Javier Calamaro, entre otros. Unos años más tarde editó su primer disco solista, Coti, con el sello Universal Music, producido por él mismo y Cachorro López,  editado en simultáneo en Argentina y España. El álbum incluyó los populares “Nada fue un error” y “Antes que ver el sol”, que se instalaron fuertemente a ambos lados del océano. En 2004, editó Canciones para llevar. En este álbum, Coti se reafirmaba como cantante, guitarrista y compositor al frente de un proyecto y lo demuestra con temas como “Otra vez”, “Bailemos”, “En el baúl de los recuerdos” y “Nueces”.

Su tercer disco,  Esta mañana y otros cuentos, se grabó en vivo en Madrid y contó con la colaboración de artistas internacionales  como Ismael Serrano en “Nueces”, Josemi Carmona (Ketama) en “La Suerte” , Paulina Rubio en “Otra vez” , Julieta Venegas en “Tu Nombre” y ambas en el clásico “Nada fue un error”.  El repertorio fue seleccionado de sus discos anteriores, a los que se le sumaron tres temas inéditos: "Mar de gente", "Esta mañana" y "Tu nombre".
Tras este éxito, le siguieron los discos Gatos y Palomas (2007), Malditas Canciones (2009) y Lo dije por boca de otro (2012), testimonios de su crecimiento sostenido a lo largo del tiempo. En este último álbum grabó canciones que fueron compuestas por él mismo, pero popularizadas por otros cantantes (“Color Esperanza”, “Donde están, corazón?”, “Andar Conmigo”, “Lento” y más),  con artistas invitados como Rosario Flores, Fito Páez, Enrique Iglesias, Dani Martín. Un año después, salió na edición especial que incluía el tema “Solamente vos”, cortina televisiva en Canal 13; y una versión nueva de “Luz de Día” con Rosario Flores, junto a registros en vivo de otros clásicos. Le sigue Qué esperas, que incluye los hits “50 horas” y “Tu Gloria”.

En 2016 salió a la venta su último disco, Tanta Magia En Vivo, un compilado de los mejores temas de su carrera, registro del concierto que realizó en el Teatro Gran Rex en 2015.

Obtuvo galardones de Disco de Oro, Platino y Doble Platino en España, Argentina, México, Colombia. Dos veces ganador del Premio Grammy, Premio Ondas en España, Premio Gardel, Premio Oye en México, 12 Premios ASCAP en USA como songwriter. Alcanzó el #1 en Billboard con varias de sus canciones.   Ω