06-02-2018 10:27 a.m.

FEBRERO 2018  /  EL BAÚL DE KATY

Antonio Arenas: “Nadal y Federer han cambiado la historia del tenis”

06-02-2018 10:27 a.m.

La historia de un periodista cuya carrera está ligada a los jugadores de tenis más importantes del mundo. Por Katy Mikhailova @mikhailovaKaty

Conriente y enérgico, llega Antonio Arenas, la voz del tenis en España, al encuentro de El Baúl de Katy. En esta ocasión pasa de entrevistador a entrevistado. Sorprende su imagen fresca, actual y juvenil.

Con mucha educación y elegancia, se levanta a pedir una botella de agua, mientras se disculpa por llegar quince minutos tarde.

2018 se presenta como un año apasionante para Antonio Arenas. Ya no queda nada para que salga a la venta Rafa y Roger (Planeta), un libro que recopila anécdotas del día a día durante las competiciones de dos jugadores de tenis más importantes de la historia, escrito por mi invitado y por su compañero y amigo periodista Rafa Plaza.

Resulta curioso que el título de esta joya literaria no sea “Nadal y Federer”; y es que, para Antonio, un joven periodista de 33 años (cuya marca personal, reconocida y admirada, está asociada ya a este deporte), la esencia de este libro es mostrar la faceta humana y personal de estas dos leyendas.

“Tras 15 años enfrentándose, todo el mundo sabe de la rivalidad deportiva entre ambos, pero pocos conocen el enorme compañerismo, la gran deportividad y las virtudes de estas dos estrellas fuera de la pista”, cuenta Antonio en relación a esa competitividad que se genera entre dos deportistas que se enfrentan todos los años.

“Nadal tiene aficiones y hobbies que son auténticas pasiones. ¡Poca gente sabe que el parchís le apasiona y que en los torneos juega casi a diario!”, nos revela Antonio. “Ese es el tipo de cosas que intentaremos contar a través de un libro, que es a la vez un recorrido planetario por las principales ciudades del mundo: la idea es que el lector conozca cómo es la vida de estos dos jugadores en Nueva York, París, Londres, Melbourne o Acapulco, por ejemplo”, añade.

La idea de este libro surgió a raíz de los viajes Antonio Arenas y Rafa Plaza  que realizan cubriendo todos los torneos de tenis. En 2017 la Editorial Planeta les propuso escribir este libro, para contar cómo son Nadal y Federer durante los torneos, incluyendo testimonios de terceras personas del sector.

No dudo en preguntarle, pues, por las diferencias y similitudes que presentan los protagonistas de Rafa y Roger. “Federer, casado y con 4 hijos, viaja muchas veces con su familia; en cambio Nadal lo hace con su equipo, lo que implica que el día a día de ambos durante los torneos tenga una dinámica muy diferente”, responde. Entre los paralelismos, el comunicador, que actualmente lleva la dirección de comunicación del Open de Madrid, destaca que ambos han llevando una “relación humana” más allá del deporte, a pesar de la enorme rivalidad que, como es lógico, surge en este tipo de competiciones.

Extraña que sean Nadal y Federer, y no Nadal  y Djokovic, los protagonistas de este libro. “El tenista serbio ha sido número 1, ha ganado 12 Grand Slams y es un tenista extraordinario, pero la rivalidad entre Rafa y Roger es insuperable. A Nole quizá le falte un poso histórico mayor. La expectativa que genera un partido entre Nadal y Federer yo no lo he visto con otros tenistas y no se si veremos algo similar cuando se retiren”, prosigue contestando. “Periodísticamente la rivalidad entre Nadal y Federer es la mayor de la historia de este deporte”, completa, con mucha convicción y cierto brillo en la mirada que delata que no hay un tema que le enamore más.

Resulta agradable ver cómo prosperan otros deportes más allá del monopolio del fútbol masculino. “En los últimos años el interés por otros deportes en España ha evolucionado a pasos gigantes. Figuras como Ruth Beitia, Mireia Belmonte, Carolina Marín o Garbiñe Muguruza han obligado a España a hablar del deporte femenino”, afirma.

Para Arenas, Rafa Nadal ha marcado un antes y un después en el tenis en España. “¡Ha ganado 10 veces 3 títulos diferentes!”, cuenta todavía con asombro y con una admiración imposible de describir cuando nos referimos a Rafa Nadal.

“El tenis femenino ha estado dominado por las hermanas Williams. La ausencia de Serena por la maternidad ha provocado que se ‘iguale’ el ranking”, analiza. Y es que, sobre la sanción de María Sharapova, no duda en asegurar que dicha sanción de la tenista rusa es bastante “justa” a la par que “ejemplarizante”.

Una infancia repleta de tenis y buenos recuerdos
Después de conocer la brillante trayectoria de este periodista, sorprende su pasión por el deporte por y para el que vive, aunque sea desde el lado de los micrófonos y la libreta. La pasión por el tenis la hereda de su padre, quien le regaló una raqueta cuando apenas tenía 4 años.

Y es que su padre, su mayor fan (seguramente), de 78 partidos de Rafa Nadal al año ve 70, sin importarle el horario: “Estoy en Melbourne y me escribe para comentar qué me ha parecido el partido, ¡y en España están en plena madrugada! ”.

El mayor de 6 hermanos (2 chicos y 4 chicas), cuenta que nunca tuvo tiempo para aburrirse en esos días azules llenos de inocencia e inconsciencia. Cuenta que sus padres son las personas más trabajadoras, humildes y entregadas que ha conocido: “han dedicado toda su vida a su familia. ¡Firmaría llegar a empaparme de un 10 por ciento de sus valores!”.

De jugar a comunicar tenis
Antonio era un buen estudiante en el colegio, también durante la carrera. Siempre lo tuvo muy claro: la comunicación deportiva en general, y del tenis en particular. Así que decidió estudiar Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. “Me fue bien; pero, siendo honestos, el mérito de hacer una buena carrera de periodismo no es equiparable con una ingeniería, ni mucho menos. Por eso después decidí hacer un Máster y poco después me doctoré. Haciendo la tesis doctoral aprendí más cosas que en parte de la carrera”, confiesa.

Cursando Cuarto de Periodismo empezó realizando prácticas en Radio Marca. Tras pasar ese verano como becario, le ofrecieron quedarse en la casa. Sus ganas de colaborar, trabajar y desempeñar cualquier rol dentro de la emisora podrían ser algunas de las razones de su permanencia tan duradera en la cadena: “cuando llegué a Marca le dije al redactor jefe ‘llámame para cualquier cosa’”, recuerda. Y estos fueron sus comienzos: desde cubrir partidos hasta recoger a los deportistas en los aeropuertos. Su humildad, constancia y pasión le llevaron a convertirse en copresentador de programas deportivos durante 7 temporadas completas.  Era tal su amor por el tenis que planteó exitosamente rescatar el mítico programa ‘Tie Break’. Su necesidad por el continuo aprendizaje que no le permitió desvincularse de la Complutense, centrando la tesis de su doctorado en una profunda y ardua investigación (a la par de pragmática y apasionante) sobre las radios temáticas deportivas a nivel mundial. Indagando en este materia, descubrió de los Gran Slam de tenis habían desarrollado radios especializadas cuya emisión era digital, como la radio online ‘Radio Wimbledon’.

Por lo que no dudó en proponer esta idea a la dirección del Mutua Madrid Open, naciendo en 2013 ‘Setball Radio’, lo que le permitió pasar a formar parte de la organización del torneo: en 2014 aceptó ser el director de comunicación del Másters 1000.  Labor que compagina, a dicha de hoy, con la televisión, dándole voz a los partidos de tenis y realizando entrevistas en los Grand Slam con Eurosport.

Más allá de los micros y las pistas
Una carrera repleta de éxitos requiere mantener los pies sobre la tierra. Antonio asegura que las virtudes humanas que más valora en una persona son la humildad, la generosidad y la fortaleza: “yo no me atrevo a decir que estas son las virtudes por las que más destaco; siendo osado, de las mías destacaría, quizá, responsabilidad, laboriosidad y optimismo”.  Aunque confiesa luchar a diario contra los defectos que tiene, muchos más que tres, en palabras del periodista: “intento no  ser excesivamente superficial, egoísta o materialista. En la sociedad en la que vivimos es muy fácil caer en estos tres defectos a diario”.

Se considera una persona con “mucha suerte” por la familia y amigos que tiene: “desconozco cómo funciona la suerte en la faceta profesional, me dedico a trabajar duro. Si la suerte tiene que pasar cerca, mejor que me pille currando”, añade.

Muchos son los pensarán que Nadal, más que suerte, estaba predestinado a ser el número uno en el tenis. Sin embargo, Arenas no comulga con esta teoría: “creo que Nadal ha logrado todo gracias al trabajo duro, no al destino. Y aunque existiera el destino, creo que sin todas las horas de entrenamiento diario, no hubiera logrado todo lo que ha conseguido. Tras haberlo conquistado todo, Nadal sigue trabajando igual o más que cuando tenía 18 años. Y con más ganas de superarse a sí mismo. Esa es la clave”.

Se define como una persona feliz. Con mucho sentido del humor, esquiva mi pregunta metafísica sobre los miedos, y con gracia natural nos desvela en exclusiva temerle a las arañas, las serpientes y a olvidar poner la leche en la nevera.

Con el paso de los año ha aprehendido del Tiempo que hay que darle tiempo: “no tiene llega cómo y cuándo uno quiere”. Y del Silencio confiesa que “en medio del ‘ruido’ diario he aprendido a valorarlo de manera infinita, en los momentos relajados, que suelo aprovechar para leer”. 

Se define como una persona alegre, positiva, proactiva, algo introvertida y reservada.

Su móvil es una coctelera musical: “¡Hay de todo! Me gusta bailar y escucho mucha música latina y regaetton. Pero a la vez soy muy clásico: me encanta Phil Collins, Elton John, Celine Dion, Bryan Adams”.

Está convencido de que, después de la vida, nos espera una vida mejor: “soy creyente y creo en el cielo”.   Ω

Más artículos

Solidaridad made in Pozuelo

19-09-2014 12:21 p.m.

Juan Manuel Sánchez

03-09-2014 11:18 a.m.

Mejorar los Juzgados

02-09-2014 11:41 a.m.

Consejos In

25-08-2014 11:31 a.m.