11-10-2014 10:04 p.m.

ENERO 2013  /  ENTREVISTAS

Pablo Puyol: "No hay nada como reírse de uno mismo"

11-10-2014 10:04 p.m.

Llega a paso ligero y saludando a sus Compañeros de reparto y a todos los Que ve. La verdad es que le paran mucho. Alto, guapo, simpático… y además ¡actor!
Pablo Puyol (Málaga, 1975) nos recibe en los cines Kinepolis, en una de cuyas salas interpreta a Ash, el protagonista de Evil Dead, la “pelicula de terror más B de todos los tiempos. Es un musical muy divertido en el que se interactúa con el público”, asegura

Con 37 años, este malagueño es un biólogo frustrado, aunque menos mal, porque si no,  nos hubiésemos perdido un prolífica carrera como actor. Ha hecho cine, musicales, teatro, pero por lo que más se le conoce es por su paso por la serie Un paso adelante. Posteriormente, Formó parte del grupo musical derivado de dicha serie, llamado UPA Dance, que vendió cerca de 600.000 copias y con el que viajaron por toda España. Después de la separación del grupo, a finales de 2004, ya en 2005, la serie finalizó. Su siguiente trabajo, al qqque le seguirían muchos otros¸ es Gastón en el musical infantil inspirado en la película La bella y la bestia de Disney.

La entrevista la vamos a hacer junto a Chemari Bello, el director del musical, que no para de arriba abajo ultimando todos los detalles de la obra. “Reparte esto cuando llegue el público”, le dice a las chicas de la entrada, revisa cómo va la música (que es en directo y que cuenta con una magnífica banda)… Mientras, aprovechamos para hablar con Pablo. Lo primero que nos dice es que le “encanta Pozuelo. Es un lugar donde me gustaría venir a vivir. Y además, trabajar por aquí”, sonríe. “Claro, todos queremos tener el trabajo cerca de casa”, dice.

Este es la séptima ocasión que se sube pablo a las tablas para interpretar un musical. Empezó con Grease y luego siguieron Rent, La bella y la bestia (esta en tres ocasiones distintas), 40, el musical y, antes de Evil Dead, Póker de voces. No obstante, a este malagueño se le conoce mucho más por la serie adolescente Un paso adelante y por el grupo musical UPA Dance, aunque tiene una larga biografía en la que ha hecho teatro y cine.

Lo que sí es cierto es que, en esta ocasión, a Pablo lo vemos desaliñado, ya que así lo requiere el papel… Bueno, con eso seguimos más tarde, acaba de llegar el director del musical.

A Chemari Bello siempre le ha gustado hacer las cosas de manera diferente. Cuando le preguntaron de pequeño que qué quería ser de mayor, dijo que guionista. Bueno, ahora dirige un musical que en Estados Unidos es un éxito. Nos dice que hace cinco, contacto con el autor del musical (originalmente es una trilogía de serie B de terror) y “me dijo que bien, que le encantaba la idea de llevar el espectáculo a España”.

“A partir de ahí –continúa–, empezamos a movernos para buscar la financiación y el sitio”. Y añade que venirse a Pozuelo, a Kinepolis concretamente, “fue porque han sido los más atrevidos al aceptar una obra como Evil Dead, ya que ha habido otros teatros en Madrid que no se han atrevido. Aquí la gente tiene más valor”.

Un musical 4D

Pablo y Chemari se compenetran muy bien, se nota. Además, derrochan simpatía. Después de asegurarnos que en Pozuelo “no hay miedo”, nos cuenta que actualmente se está interpretando la obra en Las Vegas con rotundo éxito. “Allí la están describiendo como una obra 4D, algo como muy… snob. Aquí, en cambio, nos es que rompamos la cuarta pared, aquí es que la taladramos y la mojamos y… realmente es una experiencia venir a verla”. Esa es la singularidad de la obra. Para Chemari “es un acierto el que la gente venga a verla, ya que es distinta”.

Tienen una zona, la splatterzone (de la fila 1 a la 5) en la que el público acaba lleno de la sangre –ketchup y química- de los actores.

Pablo quiere intervenir. No, no nos habíamos olvidado de él, es que esto de hacer una entrevista a dos a la vez es más complicado. “No es un espectáculo solo para ver, sino que hay que vivirlo. Eso es lo que hacen quienes vienen a esta zona”, insiste. Está claro que quiere recobrar su protagonismo. “Cada vez que pasa algo bestia en escena, que matan a alguien o que le corten la mano a otro, les salpica la sangre. Sienten lo que ocurre en el escenario”, ya no hay quien pare a Pablo, quien finaliza –en este momento– señalando que el espectáculo es “muy novedoso”.
Nadie quería robarle el protagonismo. Además, no lo hicimos, pero había que preguntar a Chemari el porqué de la elección de Pablo como actor principal. Mientras este se ríe, el director no sabe qué decir. Parece que, como Pozuelo o Kinépolis, Pablo fue el único atrevido para interpretar a Ash.

No, no es eso. La verdad es que, eso sí, entre más risas, continúa diciendo “Pablo es un máquina, un monstruo”, asegura Chemari, quien continúa diciendo que “cuando se lo propusieron dijo ‘no sé muy bien de qué va esto, pero sí, lo acepto”, nos explica

Un gran actor

Pablo, en boca de su director, es un gran actor que hace uno de sus mejores trabajos. “Solo lo digo entre nosotros, que no se vaya a enterar nadie, pero es la verdad. Hace un magnífico trabajo y además se divierte con todo esto”, continúa Chemari mientras Pablo asiente a su lado.

“No lo puedes evitar. La obra es divertida y hay situaciones en las que no puedes dejar de reírte, aunque estés encima del escenario. Es cierto”, asegura el actor, que sabe que le llega su hora de ir a transformarse en Ash y que quiere recuperar su hueco: “No hay nada como reírse de uno mismo, que es lo más sano que hay, y en esta obra no paras de hacerlo. Este es mi séptimo musical y es en el que más me divierto. Nunca he hecho nada tan divertido en un musical”, concluye.

Mientras, llega de detrás del escenario un compañero para avisarle del tiempo que le queda para que se vaya a preparar. Pero no, no quiere dejar aun la entrevista: “No tiene nada que ver con los musicales que he hecho antes por lo divertido, aunque sí en el resto. Tenemos una orquesta fantástica y la gente que se sube encima del escenario son unos magníficos profesionales del mundo de los musicales y trabajan muy bien”, termina. Ahora sí, parece que se va.

Un producto en el que todos arriesgan

Pero no dejamos de hablar de él. Es amable, cordial y comprometido. Como sus compañeros de reparto y los técnicos y los músicos. Todos. Porque para llevar a cabo este proyecto se han convertido en una “compañía que se gestiona en modo cooperativa, ya que todos hemos invertido nuestro trabajo y solo cobramos de la recaudación, de manera que en parte todos somos productores”, nos señala Chemari. “No hay más secretos”, finaliza. En concreto, son 40 las personas que hacen posible este proyecto.

La obra

Risas, sangre y rock: esto es lo que te encuentras cuando llegas a verla. En el escenario, cinco universitarios que van a pasar el fin de semana en una cabaña abandonada en el bosque. Ya allí, y mientras cenan, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Extrañados, deciden bajar a investigar. Encuentran un magnetófono, un extraño cuchillo ritual y un libro antiquísimo, el Necronomicón, El Libro de los Muertos y sin ser conscientes despiertan a los demonios que habitan en los bosques cercanos. Sucesivamente todos los jóvenes son poseídos por demonios menos uno (Ash, quién si no), quien tiene que enfrentarse al mal y luchar por su vida. ¿Más? ¡En el teatro! 

Más artículos

Amor por el teatro

19-01-2015 11:33 a.m.

¡¡Momento Beauty Detox!!

14-01-2015 11:47 a.m.

Doña Marta, campeona del mundo

07-11-2014 11:21 a.m.

Campamentos de verano

17-10-2014 8:39 p.m.

Asfaltando la ciudad

28-08-2014 12:56 p.m.