04-12-2015 7:16 p.m.

DICIEMBRE DE 2015  /  ENTREVISTAS

Lorenzo Sanz, todo un señor

04-12-2015 7:16 p.m.

Quién no conoce al que fuera el  presidente del Real Madrid, al que después de muchos años, consiguiera la tan deseada séptima copa de Europa, al que de nuevo llevara al equipo blanco a lo más alto, consiguiendo en su mandato varios títulos de la mano de Capello o Vicente del Bosque como entrenadores y con jugadores de la talla de Mijatovic, Roberto Carlos o Šuker Por Carmen Rodríguez - Millán

Quién le iba a decir que de ser el niño que junto a su abuela repartía  agua en el Bernabéu y se le llenaba la cara de ilusión por poder estar dentro de su estadio y colarse para ver algún partido, iba a llegar a convertirse en el presidente del club más laureado de la historia del fútbol?

Hemos tenido el placer de conocer el lado más humano de Lorenzo, una persona cercana, educada, llena de ilusión, trabajadora, seductor... todo un caballero y ese es el lado que os queremos transmitir desde estas líneas.

Nacido en el seno de una familia humilde, el mayor de diez hermanos, tuvo que ponerse a trabajar muy temprano.

Empezó trabajando en un bar, luego en una peluquería y después en una revista en la que entró como botones y, tras pasar por varios cargos, terminó  comprando la editorial a la que pertenecía esta publicación, a base de mucho esfuerzo y una gran visión empresarial. A ella le dedicó muchos años de su vida.

Con tan sólo 27 años ya tenía un futuro prometedor. Como nos cuenta Lorenzo, "me pude comprar mi primer piso pagándolo con lo que yo cobraba en un único mes".

Decidió invertir en el mundo inmobiliario, cuando era la época donde la construcción y la venta se movían a un  gran ritmo, con promociones como la del Campo de las Naciones.

En la junta directiva del Real Madrid

Sus primeros pasos en el Real Madrid fueron por  casualidad, de la mano de Ramón Mendoza, al que conoció en el hipódromo. Ahí comenzó lo que terminaría siendo, parafraseando a Humphry Bogart, "el inicio de una gran amistad". Fue Mendoza el que le comenta que se va a presentar para las elecciones a la presidencia del Real Madrid y que quiere que él pertenezca a su nueva junta directiva. Esto terminó siendo una realidad y pasó a formar parte de la directiva del club que llevaba desde pequeño en el corazón.

Después de varios mandatos siendo vicepresidente de Mendoza y en los que se consiguieron logros con la famosa quinta del Buitre como seis ligas, dos Copas del Rey, tres títulos de la Supercopa de España y una Copa de la UEFA, pasó en el año 95 a ser presidente de la entidad blanca.

“Un inicio duro”, como nos cuenta, ya que en ese momento la economía del club era tan delicada que no había ni dinero para pagar las nóminas de los jugadores. En este momento cierra un acuerdo con televisión por lo que entra una inyección económica para afrontar estos y otros pagos. Un mandato en el que consiguieron “maravillas y sin dinero”. Trajeron a Capello, consiguiendo la liga ese año. Fue criticado por este fichaje ya que, en mitad de la temporada, Capello dice que se va y es Lorenzo el que le convence para que termine la temporada con la que finalmente ganaron el título liguero. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que Capello se fue porque Berlusconi, que para él era como su padre, le llama y le dice que lo necesita para dirigir al Milán. Nos comenta que "no es cierto que los jugadores no le aceptaran, es un magnífico entrenador y el equipo lo adoraba".

Todo el tiempo que le dedicaba era poco para él. Desde que se levantaba hasta que se acostaba su vida era su club y por eso lo puso en la cima del futbol. Consiguió no sólo la séptima Copa de Europa después de 32 años, sino que al siguiente año llegó la octava, una Liga, una Intercontinental, una Supercopa y sin olvidar una Recopa y una Liga de baloncesto.

Hace entrenador a Vicente del Bosque, del que sólo tiene buenas palabras y que nos dice que el éxito de Vicente es que “es un gran psicólogo, que sabía llevar perfectamente a la plantilla”.

Diferencias entre el fútbol actual y el de ayer

"Totalmente diferente, el fútbol de hoy en general está mercantilizado, sólo se habla de dinero.En nuestra época era corazón; el que se olvide que el futbol es sentimiento está perdido, lo importante es hacer equipo, pero equipo de verdad, desde el presidente hasta el último jugador" nos cuenta con el corazón en la mano. "Cuando terminábamos un partido y perdíamos, en el autobús de vuelta les decía que no había derecho porque muchos niños al día siguiente cuando van al colegio van tristes o mayores al trabajo cabreados y vosotros no podéis estar riendo.No es justo, porque para mucha gente el Madrid es su vida y eso hay que respetarlo".

Dejaron un equipo campeón de Europa. Un presidente que hoy en día sigue siendo muy querido, muy reconocido, que muchos siguen pensando que ha sido el mejor presidente que el Real Madrid ha dado desde don Santiago Bernabéu, que más ha luchado y que más se ha implicado.

Lorenzo fue un presidente que sabía de fútbol, se implicaba desde tomar decisiones hasta solucionar problemas internos  que iban más allá de su cargo, un presidente de la calle, que iba a las peñas, que sabía lo que significaba su club para muchísimas personas, que sabía que siendo equipo y con corazón se podía llegar a ganar cualquier título.

Pozuelo

A Lorenzo que es vecino cercano de Pozuelo, le encanta Pozuelo y su tranquilidad, comer en sus restaurantes como en KBK, que es donde nos encontramos y dicho sea de paso la comida y el trato es excelente. Además, está unido a este municipio porque algunos de sus hijos viven aquí.

Un hombre de familia, casado desde hace muchos años con una gran mujer y gran madre M. Luz y padre de cinco hijos, de los cuales Fernando y Paco siguieron sus pasos en el mundo del fútbol, mientras que Lorenzo debutó en la plantilla del Real Madrid de baloncesto y sus dos hijas Diana y M. Luz.

Toda una vida digna de ser escrita, con miles de anécdotas, amigo fiel y amigo de mucha gente.

Que piensa que en el mundo del fútbol como en la vida nadie perdona, que se nos olvida el pasado, que un jugador igual es muy bueno y la temporada siguiente le están pitando, que hay entrenadores a los que se les echa porque no se puede despedir a toda una plantilla pero que son muy buenos y deberían seguir. Que a base de trabajo y esfuerzo se consiguen los sueños y él es el ejemplo.

Lorenzo es una persona que se considera español, que piensa que hay que pasar por la vida ayudando y sin poner la zancadilla, que piensa que los enemigos que pueda tener es porque no se puede quedar bien con todo el mundo y que el ser presidente del Real Madrid ha sido su sueño cumplido. Que la prensa te puede poner en lo más alto o en lo más bajo. Que al hacerle la entrevista nos abre su gran  corazón, creando una complicidad que hace que nos cuente anécdotas y secretos sabiendo que va a ser un respeto mutuo y que confía. Toda una gran sorpresa, pensando que nos íbamos a encontrar a un ex presidente distante,  receloso, cansado y lo que he podido ver es todo lo contrario. Cercano, simpático, campechano y que se atreve hasta con los chistes y, dicho sea de paso, teniendo gracia. Que ha estado pendiente desde el primero al último de su plantilla, a su lado en los problemas y ayudando a chicos jóvenes que venían y sólo le tenían a él de referencia como a un padre, formando una gran familia y consiguiendo grandes logros. Que se guarda secretos sólo para él porque dio su palabra, que disfruta de ratos maravillosos con amigos de siempre cada vez que puede y que sigue siendo ese gran hombre de familia.

Que sus características bolsas al natural no existen y que el porte que tiene es igual que su personalidad: de un gran señor.  Ω

Más artículos

A buscar la senda de la victoria

09-10-2014 8:04 p.m.

A toda velocidad

04-10-2014 10:54 a.m.