11-12-2017 10:41 a.m.

DICIEMBRE 2017  /  ENTREVISTAS

Si nos lo proponemos, llegaremos a ganar la liga

11-12-2017 10:41 a.m.

La mayoría de ellas descubrieron que les gustaba el fútbol desde muy pequeñas, en el patio del colegio, o bien, acompañando a sus hermanos mayores o padres a los partidos de fútbol pero, ¿quiénes son realmente las chicas del equipo de Preferente femenino juvenil del CF Pozuelo? Por Adela De Miguel

Nos encontramos con ellas y con su entrenador Dani en el vestuario del Valle de las Cañas y aunque al principio todas están nerviosas, en seguida la cosa se va calmando. El  equipo, está formado por 22 jugadoras de entre 16 y 17 años, todas ellas pertenecen a este equipo, pero algunas como Chantal Marcos en ocasiones juegan con el equipo nacional ya que cuentan con alto nivel. La mayoría de ellas el año que viene subirán  a Preferente Nacional porque cumplen edad  y son de último año; pero también  hay alguna que otra compañera, que  aun siendo más pequeña, juega en esta categoría por su alto nivel de juego.

La mayoría de ellas juegan desde pequeñas y en el caso de algunas, como es el caso de Andrea, desde los 11 años; “Jugué en el Madrid y esta temporada me vine al Pozuelo ya que estaba convencida de que este nuevo equipo seguramente me traería, como así ha acabado siendo, cosas y experiencias nuevas”. Otras por el contrario, no es que hayan jugado en otros equipos, sino también en otros países y comparando las ligas femeninas de los países donde han estado con la de España, las diferencias son notorias. Irene Medina, en base a su experiencia en Italia; “ahí es donde empecé a jugar más fuerte, pues estuve jugando en un equipo de Estados Unidos donde jugaba contra chicos, y frente a ellos, el juego es muy diferente; pues los chicos son físicamente más fuertes y rápidos.”, otras como María Pérez nos cuentan que “estuve jugando en Estados Unidos y la diferencia es, que en comparación con España allí el estilo de juego de los clubs es mucho más agresivo, más fuerte y menos táctico” o por último Leti Martínez, que tras su paso por un equipo de Polonia nos comenta que allí “no hay temporadas ni se juega todos los fin de semana. Sí entrenábamos todas las semanas pero jugábamos pequeños torneos frente a otros equipos de la ciudad o del país. Otro de los factores condicionantes del país es el tiempo; por ello, solo en verano jugábamos en un campo de fútbol 11 y cuando hacía mucho frio nos teníamos que adaptar a los campos cubiertos de fútbol sala”.

Durante el paso de los años, las jugadoras han ido cambiando de categoría, ellas siente el equipo como una familia, consideran que en ocasiones es duro ya que la categoría en la que juegan ahora, según nos cuenta Marina, “es muy difícil porque tienen otro ritmo y el fútbol es mucho más rápido que en las anteriores categorías”, pero aún así el equipo en lo que lleva de liga solo en una ocasión ha bajado de los cuatro mejores puestos de la tabla y puede, que parte de este éxito sea, a la mejora de mentalidad de la que nos habla Laura Romero “tras perder algún partido importante, ahora nos encontramos preparadas para ganar” , a lo que Gema Velasco añade que “si nos lo proponemos y nos lo tomamos en serio todas y damos el 100% en los entrenamientos puede que de aquí al final de la liga no solo quedemos las tres o cuatro primeras, sino que incluso podremos llegar a ser primeras”.

Gema es además la séptima mejor goleadora de la liga con 9 goles en 7 partidos y para ella uno de los mejores goles fue el que marcó contra el CD Ford, pues tal y como nos cuenta, “fue un gol muy bonito que aún sin tener casi ángulo logré cruzar el balón por el ángulo y de ahí al palo y gol, y porque además, al jugar en mi barrio, a ese partido vinieron a verme amigos y familiares que nunca antes habían venido. ¡Me hizo mucha ilusión!”. 

Como decíamos, la clasificación de las chicas durante las jornadas jugadas es bastante positiva, pero, las jugadoras cuentan con rivales directos fuertes como son el CD Tacón, el SAD Fundación Rayo Vallecano, el Madrid CF o el Club Atlético de Madrid SAD, siendo tras la derrota frente a estos dos últimos equipos los momentos más difíciles para el equipo, pues como nos dicen Lucia y Patricia “hay equipos que nos han costado mucho como el Madrid, con el que bajamos mucho la cabeza, o como el Atleti, contra el que volvimos a levantar e hicimos un buen partido pero no resultamos vencedoras”. Como nos cuentan las chicas, todo lo bueno llega y el pasado 11 de noviembre, el equipo pozuelero logró vencer a un rival fuerte que hasta el momento se había mantenido invicto durante las 9 jornadas que llevaban jugadas, el SAD Fundación Rayo Vallecano. “Para nosotras fue una victoria muy importante ya que habíamos perdido dos de los partidos importantes freten a duros rivales, pero como la semana la trabajamos bien y nos mentalizamos para trabajar y seguir arriba en la tabla, como nosotras queríamos seguir, finalmente lo logramos con un 4 – 2, que es un resultado bastante amplio. La verdad es que en esa ocasión celebramos los goles como si hubiéramos ganado la liga y, además, por ejemplo en mi caso, al ser ex jugadora del Rayo Vallecano me alegré igual o más considerando que además en el último gol, que fue en el tiempo de descuento, yo pude dar la asistencia convirtiendo así la jugada en una actuación clave para agrandar el resultado frente a ellas” añadía Lucia Romero contenta al recordar la victoria. Y tras esta victoria, Clara Martín nos contaba que ese día fue quizá uno de los mejores momentos para el equipo ya que, “fue la primera vez que la televisión, en esta ocasión laOtra, nos vino a grabar, y aunque ese fue un buen momento, el día se remató de manera positiva gracias a la victoria que obtuvimos frente el Rayo Vallecano. Definitivamente fue una experiencia muy bonita”.

Las chicas, como ya ellas nos decían se esfuerzan cada semana, porque para algunas de ellas el fútbol es muy importante ya que las hace desconectar, no pensar en nada más y solo disfrutan pasando un buen rato, pero para llegar hasta la victoria, hacen falta horas de entrenamiento y en eso, su entrenador Dani les pone las pilas. Las chicas entrenan varias veces por semana y en función del rival al que se enfrenten el siguiente fin de semana los entrenamientos varían. “Generalmente, cuando nos vamos a enfrentar a equipos situados en los puestos altos de la tabla, trabajamos las debilidades del rival, lo cual  nos hace sentirnos más cómodas frente a ellas, y cuando nos enfrentaremos a equipos de posiciones inferiores, trabajamos sobretodo cualidades propias que nos ayuden a mejorar de manera individual y como equipo” nos contaba Marta Cuevas. Otra de las cosas que el equipo mantiene como rutina, son sus manías antes de saltar al terreno de juego y tal y como nos cuenta Laura Romero “Dani nos da charlas sobre cómo va a jugar el otro equipo, posteriormente salimos a calentar y cuando volvemos de ello, de nuevo Dani nos pone música para motivarnos. Además en los partidos importantes también nuestro entrenador nos da algún discurso y estamos en el vestuario para relajarnos, cerrar los ojos o ver videos motivadores. La verdad es que Dani es un gran apoyo y un gran entrenador para nosotras”.

Pero aparte de su entrenador, como ya decíamos al principio, la mayoría de ellas comenzaron en la andadura del fútbol desde pequeñas y casi siempre con un referente, como es el caso de Laura Romero quien tiene como guía en este deporte a su abuelo, o Beatriz Ballesteros quien siempre quería ver jugar a su hermano o en el caso de Sara Velarde que lleva “el fútbol en las venas” ya que su padre es entrenador de fútbol.

De cara al futuro, las situaciones que se plantean cada una de las jugadoras son muy diferentes. Algunas, como es el caso de Marta Cuevas y Andrea Vicente, su sueño es ser jugadora profesional de fútbol y “sobretodo jugar en el equipo de Albacete, ya que es un equipo humilde que trabaja mucho día a día para conseguir sus metas”. Otras como Gema Velasco y Leticia Martínez prefieren seguir compaginándolo con los estudios, y en el caso de Irene Medina el futuro ya es casi una realidad pues “mi situación actual es  compaginar ambas cosas y he tenido la suerte de hablar, y ya casi cerrar, con una universidad de Estados Unidos para poder tener una beca deportiva y académica. Lo cual es genial porque me permitirá compaginar tanto el futbol como los estudios”.

Pero para poder llevar todo esto a cabo, ya sea el camino que sea, cada una de ellas tiene que saber qué puede aportar y dónde se puede exprimir, más cuando encima hablamos de un deporte que generalmente se asocia a los chicos y que sigue contando con una gran diferencia frente al fútbol masculino. “Aunque por suerte cada vez menos ya que el número de equipos femeninos crece y socialmente ya está mejor visto. Cada vez escuchamos los típicos insultos de marimachos, etc.” añade Laura Romero mientras era aplaudida por el resto de sus compañeras.  Sin embargo Dani, el entrenador, quien es además entrenador de un equipo masculino del CF Pozuelo y lo puede ver desde dentro, añade que sobre la brecha que aún sigue existiendo en el fútbol “las reales diferencias siguen existiendo en temas de pago de dinero, sueldos, sponsor y hasta en temas de material deportivo”.

Anteriormente las chicas se han deshecho en elogios frente a su entrenador pero, ¿qué representa para él entrenar a un equipo femenino?. Aunque la respuesta le da risa y más delante de todas sus chicas, Dani nos confiesa que “llevo poco tiempo, llevo tres años nada más, y la verdad es que ha sido un cambio muy grande, con ellas se crea una conexión especial. Con los chicos al final se reduce a entrenarlos y después cambian de etapa. Pero con muchas de ellas llevo ya tres años y con las que llevo poco tiempo al final nos hemos adaptado rápido; tanto ellas a mí como yo a ellas. Las chicas son más cercanas que los chicos. Pero aun así como en cualquier equipo también se pasa por momentos más difíciles y como entrenador para mí el momento más complicado fue cuando por primera vez nos enfrentamos a un rival fuerte y no salieron las cosas como esperábamos. Poco después de nuevo nos enfrentamos a otro rival difícil  y pese a hacer un buen papel, volvimos a fallar; entonces nos costó mucho levantar la cabeza  hasta que finalmente alcanzamos nuestro objetivo que es vencer a un equipo de arriba de la tabla”.

Pero tal y como nos han ido contando cada una de las integrantes del equipo, con ilusión y ganas se pueden lograr grandes cosas; desde una victoria a un equipo invicto a ir reduciendo las diferencias entre los géneros, pasando por convertir a 21 personas desconocidas en una familia. Por ello, las jugadoras de Preferente femenino juvenil animan a que cualquiera que quiera hacer algo en su vida, lo único que tiene que hacer es no tener miedo por el qué dirán y que la clave está en practicarlo, no rendirse y sobre todo, disfrutar.   Ω

Más artículos

‘Un atardecer en Pozuelo’

16-02-2015 11:52 a.m.

Volvemos sin el Bocuse d'Or

07-02-2015 9:31 p.m.

Homenaje en la Escuela de Cine

19-01-2015 11:48 a.m.

No es un verano cualquiera…

11-10-2014 2:36 p.m.

Llega el riego inteligente

08-10-2014 12:05 p.m.

Consejos In

25-08-2014 11:31 a.m.