11-12-2017 10:54 a.m.

DICIEMBRE 2017  /  COMENTARIOS

Caminando por Pozuelo: Ángel Luis Rodríguez

11-12-2017 10:54 a.m.

Parece un mantra del director de una empresa para soltárselo a sus clientes y poder vender lo eficaz que es; o puede que sea un lema para hacerle una arenga a sus empleados y que se motiven y que trabajen mejor y esas cosas.

Pero no estoy hablando de ninguna empresa, sino del Ayuntamiento de Pozuelo, que es un organismo público gestionado por personas que elegimos democráticamente, es decir políticos, que tendrían que responder al mandato de las urnas.

Por alguna razón o quizás por algún cálculo electoralista el equipo de gobierno del Ayuntamiento ha decidido dejar de lado la política, y las políticas claro, para centrarse sólo en la gestión; como hijos pequeños del Gobierno Nacional, economía, economía, economía, queda plasmado en gestión, gestión, gestión.

Da qué pensar que en este proceso de transformación del centro derecha hacia esa especie de socialdemocracia que nos rodea hoy en toda Europa, el equipo de Gobierno Municipal se haya perdido ideológicamente o bien que haya decidido centrarse en gestionar nada más, que siempre es lo mismo o muy parecido y las dificultades son mínimas, para pasar desapercibido.

Pero señores, si lo que se va a hacer es gestionar, no necesitamos tener políticos, sólo necesitamos tener buenos profesionales como trabajadores municipales, que por cierto, esos ya los teníamos en Pozuelo desde hace tiempo.
Hace unos días se han aprobado los presupuestos municipales y se ha hecho a rodillo, saltándose más de doscientas enmiendas posibles, que por cierto, algunas son inverosímiles, o muy costosas, o las dos cosas al mismo tiempo, pero a excepción de destinar más presupuesto a la lucha contra la violencia intrafamiliar, que más adelante comentaré, las propuestas políticas brillan por su ausencia, y si no hay política, es que no se escucha a la gente, y si no se escucha a la gente y sólo se gestiona lo imprescindible, basuras, limpieza de calles, jardinería…la vida de los vecinos de Pozuelo, es decir, nuestra vida, va siendo cada día un poquito peor.

Como muestra, un botón; o mejor dicho, varios botones. Resulta que queda fenomenal en la tele y en la radio, cuando dicen que Pozuelo es uno de los pueblos más ricos de España, con la renta per cápita más alta, y por un momento te sientes afortunado por pertenecer a una comunidad próspera en constante crecimiento.
Claro que la renta per cápita es de las más altas, entre los futbolistas de élite, artistas, empresarios de éxito, expresidentes y demás, la renta media sale bastante alta.

Creo que no se necesita que se recuerde tanto, sobre todo porque este verano tuve que reponer dos móviles a mis hijos porque, en palabras de ellos: “han venido unos chicos y nos han robado el móvil, y también nos han insultado porque no entendían que en el pueblo más lleno de ricos nosotros tuviéramos unos móviles de mie…”; en fin un despropósito, y esto en la Avenida de Europa a plena luz del día. La otra vez, en la estación de cercanías, una mañana. No tenemos noticia de si los cogieron o no. Eso sí, echamos de menos más presencia policial.

Volviendo a los presupuestos. Felicidades al equipo de gestión, nombre más apropiado, del ayuntamiento por no tener deuda. Se habla también de superávit, más o menos de la mitad del presupuesto, lo que significa que nuestro ayuntamiento podría cubrir las necesidades previstas durante medio año más o menos sin recaudar nada y sin deudas. Esto es un logro de gestión como decía al principio, para una empresa; estar capitalizado es importante; pero para un organismo público significa dos cosas: o los impuestos deberían bajar, o deberían recompensar a los vecinos por el esfuerzo fiscal pasado, bien devolviendo el dinero, que es nuestro, o destinándolo a partidas que los vecinos demandamos. Pero para eso hay que hacer política, y eso es lo que hoy en día parece tan difícil.

Cuando analizas las partidas en las que se va a emplear lo recaudado, todo tiene su sentido; a nadie le parecerá mal que se compre una ambulancia o que vaya a reformar, que falta hacía, el Colegio Asunción de Nuestra Señora, aunque esto nos recuerda que el Ayuntamiento tiene la obligación de contribuir al mantenimiento de los colegios públicos del municipio.

Todos sabemos las necesidades de presupuesto que los centros educativos tienen, y que hacen a veces el pino puente para poder poner la calefacción al menos dos o tres horas diarias y que no haya desbandadas de alumnos con gripe, que por cierto, se produce y los chicos se ponen malos. Se entiende que las competencias de presupuesto para los institutos y colegios públicos están en manos de las comunidades autónomas, pero por alguna razón el mantenimiento no; por ejemplo si hay que remodelar la pista de fútbol de un colegio, lo puede pagar el ayuntamiento y a todos nos consta que es así. Pero si a cualquier persona con sentido común y que no domine las áreas competenciales de unos y otros, le quisiéramos convencer de que un ayuntamiento tiende superávit pero en los colegios o institutos de ese municipio no ponen la calefacción ni la mitad de la jornada escolar por falta de presupuesto, yo no sabría cómo explicarlo sin calificar de burócratas o tecnócratas a unos y a otros. 

Este es, en mi opinión, un tema recurrente, pero no es el único, junto con el de aumentar la seguridad ciudadana o la presencia policial.

En otro orden de cosas, que le donemos a México fondos a través de la Cruz Roja para ayudarles con el terremoto, nadie lo puede discutir, yo lo haría personalmente, pero no me queda más remedio que cuestionar si donaría un dinero que no es mío. Y ya que “hemos” pagado 15.000€ a través de la Cruz Roja, sí me gustaría que igual que anuncian a bombo y platillo que entregan los fondos, que luego se haga un seguimiento de dónde va el dinero y en qué partidas, demostrando que el superávit se utiliza para algo más que para salir en la foto, con buena intención, por supuesto.

Hablando de fotos, el otro día, paseando por la plaza del Padre Vallet de Pozuelo, se pudo ver como unos miembros de la Corporación municipal, algunos vecinos y otros tantos funcionarios municipales del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, a excepción de la regidora, por motivos de salud, conmemoraban el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, con un minuto de silencio y lanzando casi al final del acto unos globos blancos que, según parece, son símbolo del recuerdo a las víctimas. El señor Oria de Rueda leyó un texto emotivo y correcto hablando sobre los derechos de las mujeres y de los hijos y de las hijas, y de todos los que no sean potencialmente posibles maltratadores, tal como viene defendiendo la izquierda sociológica en los últimos tiempos, a pesar de tener la mayoría el Partido Popular en el consistorio.

Hasta aquí, todo muy correcto y muy emotivo, pero algo se me escapaba y me dejaba intranquilo…así que me quedé mirando cómo se alejaban los globos y al bajar la vista, me topé con la respuesta: había puesto una pancarta gigante sobre las cabezas del grupo allí presente, en plena fachada del Ayuntamiento, que es de todos, que no se nos olvide, que decía:

“Pozuelo dice no a la Violencia de Género”
Así que seguí observando el recorrido de los globos y pensando: ”cuando dice Pozuelo ¿se refiere a todos los que somos vecinos de Pozuelo?, ¿o a la gente que trabaja en el Ayuntamiento de Pozuelo?, ¿o a los que estaban allí guardando el minuto de silencio y demás, en Pozuelo?, ¿o a los votantes de Pozuelo? “.

Supongo que daba igual, así que seguí pensando en la frase. No sé si le faltaba o le sobraba algo…aunque más bien creo que les faltaba texto y les sobraba pancarta, o no les dio tiempo a terminarla, o vete tú a saber…
También pensé que si lo que querían era ser breves y concisos y además hacerse la foto en el día señalado podrían haber puesto:

“Pozuelo dice no a la Violencia”
…y debajo, en letra más pequeña, una reseña indicando el título del día internacional que se celebraba.
Total, la violencia no nos gusta a nadie, sea doméstica o de otra clase.

Pasado un rato, me di cuenta de que era posible que quisieran protestar contra la violencia doméstica, pero puede que el término se haya pasado de moda, y no encontraron cómo decirlo…

Además lo doméstico, la verdad, suena a electrodomésticos y cosas así…y esto tenía que sonar a personas…pues bien, ahí va una idea:

“Pozuelo dice no a la Violencia Intrafamiliar”
Con esta frase, habrían cumplido con el día internacional, y también habrían sido fieles a la verdad de lo que pasa en la sociedad, sin afirmar rotundamente, como parece, que sólo hay violencia en un sentido…

Cada vez que se habla de violencia de género, se transmite el mensaje de que el hombre (masculino) maltrata a la mujer, y en ocasiones, a los hijos pequeños, mientras que la realidad es un tema de abusones, del más fuerte al más débil, y no hablo de fortaleza física. Todos conocemos algún caso y no siempre es el estándar, y aquí parece que se olvidan de víctimas que no cumplan el patrón que por desgracia más se repite, pero la violencia no tiene destinatario fijo.

Conozco en Pozuelo un caso real de violencia intrafamiliar que no encaja en los parámetros de género, del que no diré nombres, ya que además actualmente se encuentra en trámite en los Juzgados de Pozuelo, pendiente de juicio, para el que ya hay fecha señalada.

Se trata de una familia formada por un padre separado que por circunstancias de la vida que no vienen al caso, va en silla de ruedas. A su cargo tiene dos hijos ya mayores de edad, estudiantes universitarios. En la vivienda contigua vive el hermano del padre, una persona con tintes violentos y aficionado al alcohol, a quien me referiré a partir de ahora como El Tio.

Pues bien, hace un tiempo El Tio, bajo los efectos del alcohol, intentó estrangular a su hermano, repito, va en silla de ruedas, por una discusión familiar.

Tuvo que interponerse entre ellos el hijo menor, que no tolera las injusticias, para defender a su padre, quien llevaba las de perder. Una vez frenada la pelea El Tio amenazó al padre y a sus sobrinos para que no acudieran a la policía. Ellos, amedrentados, no fueron a la policía y así transcurrió un tiempo.

Pero algo había cambiado en la situación, por primera vez el chico y en definitiva alguien de la familia, se enfrentaba a El Tio quien no lo llevó nada bien, y después de años acosando a esta familia se coló una noche en la casa del hombre de la silla de ruedas con las peores intenciones, con la amenaza de cortar el cuello a su sobrino si se interponía además de proferir la consiguiente retahíla de insultos.

Una vez más, el hijo menor reaccionó y devolvió el golpe al tío. Digamos que se dejó llevar, preso del miedo y la ira y El Tio denunció al muchacho por agresiones tras ser atendido por los servicios de urgencias.

Desde entonces las cosas han ido de mal en peor para la familia, El Tio se encuentra ahora en posición de fuerza porque la ley protege al que denuncia mientras sigue amenazando a la familia y maltratándoles psicológicamente y cuando el muchacho reacciona, desde entonces sin violencia, pero con palabras subidas de tono, aparece la policía y El Tio refuerza las denuncias contra el chico.

Actualmente en esa casa existe un clima de terror creado por el renombrado tío que están obligando al citado muchacho a tener que marcharse de Pozuelo a vivir a otra ciudad mientras se resuelve el proceso judicial, para evitar las consecuencias de un posible acoso que se vuelva más virulento y que le haga reaccionar mal y perder los papeles otra vez. El padre y el hijo mayor, víctimas también del acosador han sugerido al hijo pequeño, con todo el dolor de su corazón, que entre tanto se vaya de su casa y se mantenga alejado de El Tio para evitar un mal mayor.

Dicho esto, y puestos a reflexionar sobre las implicaciones que tiene este apoyo incondicional a las políticas de género llego a la conclusión de que el partido popular que rige en el Consistorio se aleja cada vez más de sus votantes y de lo que opinamos en realidad muchos de los que residimos aquí, sobre el tema de legislar pensando en el género.

Con este tipo de actos no se va a erradicar la violencia que se pretende combatir y va a generar nuevas injusticias y discriminaciones, desamparos legales y vulneración de derechos fundamentales al estar basado en una ley ineficaz e injusta.

Por otro lado, muchas de estas medidas van directamente contra artículos expresados en nuestra Constitución conculcando derechos como la igualdad en todos los ámbitos al margen del sexo, la presunción de inocencia y la garantía de neutralidad ideológica del Estado en el ámbito escolar.

Además el hecho de hablar siempre de una violencia específica en todo caso de violencia de los hombres contra las mujeres, aumenta la desigualdad jurídica entre ciudadanos y la situación de desprotección legal y criminalización del varón por su sexo.

Las medidas extraordinarias de tratamiento de posibles víctimas de este tipo de violencia, sin que sea necesaria la denuncia, ofreciendo asistencia legal previa a toda prueba, obligando a testificar contra la voluntad de la demandante discrimina por motivo de sexo, genera una asimetría legal contraria a nuestra Carta Magna y crea precedentes jurídicos que socavan las bases del derecho.

Un punto importante que nos debe hacer reflesionar sobre la eficacia de esta ley es qe la ingente inversión en la última década de fondos públicos contra este tipo de violencia no ha mejorado la situación, por lo que es evidente que se aplican medidas ineficaces. La violencia contra la mujer en el ámbito de la pareja se ha incrementado o disminuido aleatoriamente cada año al margen de la inversión pública destinada a combatirla. El abordaje del problema ha de hacerse analizando, sin prejuicios ideológicos, las causas reales de la violencia, no incrementando la inversión pública sin obtener resultados.

Otro punto sería la intromisión en los centros educativos de una ideología que criminaliza al varón acusándolo de maltratador por su sexo y que olvida otras violencias, lejos de facilitar el respeto entre los sexos, dificulta las relaciones de los menores, "invisibiliza" otras víctimas de violencia y crea nuevas situaciones de injusticia.

En fin, que llegados a este punto, parece que el Partido Popular y la oposición con Ciudadanos, el PSOE y Podemos, vienen a hacer las mismas cosas, desde el punto de vista de la política.

Menos mal que hoy en día hay otras alternativas de voto fuera de los partidos habituales y que pueden dar respuesta a personas que buscan algo más que gestión gestión y gestión, y que se preocupan por la respuesta política en asuntos tales como la protección a la Familia, la Propiedad Privada o la defensa de la Nación .   Ω