18-02-2015 10:08 a.m.

DICIEMBRE 2012  /  LIFE STYLE

El lenguaje de las flores

18-02-2015 10:08 a.m.

Flores, flores y más flores. Después de charlar con el artesano florista Javier Fernández me quedo con un mensaje: las necesitamos...

Flores, flores y más flores. Después de charlar con el artesano florista Javier Fernández me quedo con un mensaje: las necesitamos. Y os voy a transmitir sentimientos que todos tenemos, pero sobre todo cómo debemos elegir las flores que nos rodean, que queremos y que regalaremos.

Javier me dice que en su día a día se encuentra con muchos clientes, principalmente parejas de novios, que tienen grandes dudas e incluso desconocimiento sobre las flores que deben elegir para el día de su boda.En España,sobre todo en Madrid, existe muy poca cultura sobre la tradición floral. Por eso, nos marca unas pautas y nos propone un método para elegir las flores para cualquier ocasión, dándoles un significado más especial que haga más emotiva y sentimental esa elección.

En todo el mundo las flores son parte esencial de la cultura, tanto si componen un perfecto ramo de novia, un centro de mesa en un banquete o un hermoso ramo de regalo de cumpleaños, como si transmiten agradecimiento o tributan homenaje en un funeral e incluso una ofrenda de carácter religioso. Y aunque casi todo el mundo sabe que las rosas rojas significan pasión, pocos saben que existe un antiquísimo y refinadísimo lenguaje de las flores, perfeccionado en la Inglaterra de mediados del siglo XIX, en plena época Victoriana, en la que cada flor, cada hierba y cada planta tenía asociada una emoción particular... Así, la margarita blanca simboliza inocencia y pureza, por lo que está relacionada con la niñez; la gardenia significa alegría; la flor de azahar, castidad; el tulipán, amor desesperado si es de color amarillo y una sutil declaración de amor si es rojo; el clavel significa distinción y nobleza, y el lirio, inocencia, pureza y alegría…

Además, el mensaje cambia en función de si la flor está abierta o en botón y la posición en que se ofrece. De esta manera, una flor que, por regla general, expresa todo el amor de una persona hacia otra, si se entrega con el tallo hacia arriba significa puñalada trapera. Por todo ello, las flores no se pueden regalar a la ligera, ya que hay que considerar tres aspectos: lo que representa cada una, qué es lo que queremos comunicar y cuál es la flor preferida de la persona a la que se la vamos a regalar. Asimismo, a la hora de comprar flores, debemos tener muy en cuenta el color de las mismas, ya que los colores provocan ciertas actitudes y emociones que afectan a lo más profundo de la psique humana.

En esa Inglaterra Victoriana, este secreto de “hacer hablar a las flores”se legaba de madres a hijas para comunicar numerosos sentimientos: vida, belleza, desánimo, muerte, soledad... pero sobre todo amor. Si regalamos un ramo de flores en el que el lazo que une a las flores va a la izquierda, significa que los sentimientos expresados se refieren al remitente, mientras que si va a la derecha, hacen referencia al destinatario.

Más consejos

Ahora os daré unos trucos sobre los colores. Apúntatelos para no fallar:
• El púrpura es dramático, ostentoso e inusual. Es el color más usado entre los abogados, los clérigos y los psiquiatras. No sería mal regalo para éstos.
• El blanco, símbolo de la pureza. Este color se asocia con la limpieza y también con tiempos futuros.
• El color rojo es símbolo de atención, levanta el ánimo y por lo mismo se considera un color apasionado.
• El azul es un color fresco, relajante. Es el color de cielo y el mar.
• El rosa, color femenino por excelencia, calma los nervios.
• El amarillo, por su parte, es un color brillante, alegre y que estimula la memoria. Es el color evocador del verano y del sol, con lo cual, cuando se está triste o se añora el verano.
• Y por último, está el verde, el color de la naturaleza y símbolo de la ecología. Es idóneo para mitigar tensiones y relajarse.

Más artículos

Distinciones AMEP

30-08-2017 12:01 p.m.

Don José Martín Crespo

03-02-2017 5:11 p.m.