05-04-2018 2:31 p.m.

ABRIL 2018  /  MOTOR

Sin miedo a la I.T.V.

05-04-2018 2:31 p.m.

En Mayo de este año 2018 expira el plazo de adaptación de todos los centros de inspección técnica de vehículos a la nueva normativa.
Por Félix Arroyo

A partir de esa fecha esos centros deberán disponer de  herramientas de lectura de  diagnóstico para un control más exhaustivo,  tanto de los sistemas de seguridad electrónicos,  como de los sistemas de anticontaminación y gases de escape con niveles variables según antigüedad del vehículo y tipo de combustible. Los centros de ITV tendrán equipos electrónicos capaces de conectarse con las unidades del vehículo para poder comprobar el correcto funcionamiento de los sistemas electrónicos de seguridad activa y pasiva como ABS, Airbag, etc. así como de correcto funcionamiento de los sistemas de gestión electrónica del motor referentes a la opacidad (coeficiente máximo de absorción)en el caso de los motores diesel, o Co2 en el caso de los motores de gasolina, prestando especial atención a los motores,  que en su caso,  hayan sido manipulados tanto electrónicamente como mecánicamente con el fin de evitar el encendido de la luz de avería,  gestión del motor encendida en el cuadro o bien potenciación vía nueva configuración de parámetros de la unidad de gestión del motor o manipulación de componentes como filtro catalizador, filtro de partículas, válvula de recirculación de gases de escape, etc.  En el caso de los diesel  matriculados antes del 07/2008´, motores sobrealimentados con turbo no podrán exceder del valor de opacidad 3,0g/km y en el caso de motores de aspiración natural no podrán exceder del valor de opacidad 2,5 g/km. Los vehículos diesel matriculados después del  07/2008´,  normativa EURO 4 o EURO 5,  en la prueba de opacidad, no podrán exceder del límite 1,5g/km. Por último,  los matriculados a partir del 09/2014´, normativa EURO 6, con mayor exigencia de anticontaminación, no podrán exceder del límite 0,7g/km. En el caso de motores de gasolina EURO 1, 2 y 3 matriculados hasta 01/2005´ no podrán exceder de CO 2.5g/km y los matriculados a partir de 01/2005´ no podrán exceder de  CO 1.0g/km.

Cualquier modificación de estos sistemas; es decir,  que no cumplan los datos técnicos especificados por el constructor fabricante del vehículo,  deben ser trabajos realizados por un taller autorizado y homologados mediante una Inspección especial del vehículo.

Si nos ponemos a analizar las diferencias, a niveles generales de usuario,  pocos cambios nos afectan, siempre y cuando tengamos atendido nuestro vehículo en tiempo y kilómetros de uso, con los planes de mantenimiento programados por el fabricante.

El nuevo control sobre los sistemas de seguridad requiere que los sistemas electrónicos y todos los componentes mecánicos de desgaste, estén revisados y sustituidos cuando sea preciso para que las órdenes electrónicas que se emiten sobre los sistemas mecánicos sean correctamente realizadas por todos sus componentes, tales  como  articulaciones, amortiguadores, frenos, ruedas, etc. Tenemos que entender que no solo por el control más exhaustivo de la I.T.V., sino por nuestra propia seguridad, ante una situación de despiste, imprevisto o necesidad de maniobrar ágilmente,  es necesario que todos los componentes, tanto electrónicos como mecánicos, estén en perfecta consonancia para una rápida respuesta; obedeciendo a nuestra maniobra solicitada. Al fin al cabo, somos nosotros los que nos exponemos a sufrir un accidente, como consecuencia de unos neumáticos desgastados o agrietados por antigüedad, entre otros. Si estos llevan más de 5 años instalados, aunque parezca que siguen como nuevos porque mantienen el dibujo… su caucho puede estar caducado, por tanto, no tendrán la capacidad de agarre suficiente. Igualmente puede suceder por una falta de control en la presión de los neumáticos.

Los amortiguadores son un componente sujeto a desgaste, se recomienda sustituirlos  a partir de los 80.000 km.  No podemos confiarnos y pensar que todo va bien. Lo mismo ocurre con silemblocks de articulaciones en trenes de rodaje delantero o trasero, discos de freno excedidos del límite de desgate indicado por el fabricante… Cualquier componente mecánico en mal estado  no obedece con rapidez suficiente las órdenes electrónicas de los sistemas activos de seguridad y puede ocasionar un accidente. Es como si vamos a practicar running y nos calzamos unos zapatos de suela lisa; el golpe está garantizado.

Cuando actuamos de manera responsable y decidimos concertar cita en un centro reparador autorizado comprometido con el buen control y supervisión  de todos los puntos indicados por el fabricante del vehículo, además de reducir la probabilidad de accidente, ahorramos. Estudios demuestran que un vehículo con un mantenimiento optimo y periódico, suponen un ahorro de costes de un 31% a lo largo de la vida útil.

No tengamos miedo a la ITV, sino a un profesional incompetente.  “El que piensa que un profesional es muy costoso, desconoce lo caro que resulta un incompetente”.   Ω

Más artículos

Miguel Ángel Berzal

13-05-2015 10:36 a.m.

Reestructuración municipal

20-03-2015 12:44 p.m.

¿Quieres estudiar en Europa?

14-01-2015 10:51 a.m.

Un mes para celebrar

02-09-2014 7:39 p.m.

La danza a través del traje

01-09-2014 10:51 a.m.