05-04-2018 9:52 a.m.

ABRIL 2018  /  EMPRENDEDORES

El yin y el yang de la gran empresa

05-04-2018 9:52 a.m.

Humanidad en el despido Por Fernando Morales

Es muy gratificante poder compartir, a través de este artículo, mi visión sobre una experiencia vital que se está convirtiendo en algo cotidiano en nuestras vidas. Dicen los expertos que la media,  será cambiar de trabajo como mínimo, de 6 a 7 veces en nuestra vida laboral en los próximos años.

Vistas estas circunstancias, tenemos que desdramatizar el despido . Como decía George Clooney en “ Up in the air”, “gente que construyó un imperio o que cambió el mundo se sentó, dónde esta usted ahora. Y se sentaron ahí porque fueron capaces de hacerlo”. Es por eso que tenemos que entender esta situación como una circunstancia más de la vida, de la que nadie estará exento.

Jesús Castell en sus libros, nos indica , dentro de sus muchas y acertadas reflexiones, que  hay personas que han sido despedidas, otras que ya lo están aunque no lo sepan  y otras que los van a estar en un futuro próximo. La nuevas formas de hacer negocios, los objetivos cada vez más exigentes, los ingresos, las ventas , la retribución al accionista, han llevado a las empresas a cuantificar todos los procesos olvidándose de cualificarlos volviéndolas impersonales, frías y cada vez menos acogedoras para los empleados.

Las reducciones de plantilla por causas económicas y organizativas han llevado a un panorama complicado a un elevado número de personas.

Pero no todo son malas noticias , hay un movimiento que promueve las organiza-ciones Teal, pensamiento reflejado en el libro de Frederic Laloux , Reinventar las Organizaciones, nos muestra como hay empresas que priorizan sus empleados y clientes por encima de sus beneficios y que son capaces de  crecer de forma natural, sin planes estratégicos sesudos o reuniones interminables de planificación, surgen de forma natural como consecuencia de la implicación de cada uno de sus trabajadores y de un trabajo bien hecho.

Comentaba Maya Anghelou “ que las personas no recordaran lo que les dijimos, lo que les hicimos, pero siempre recordaran como les hicimos sentirse”. En este punto es donde en mi opinión está el problema, no somos elegantes en el proceso, en la entrevista, no sabemos decir adiós con caballerosidad. El doctor D. Mario Alonso Puig en su libro reinventarse nos pone en una situación muy parecida, como es decir a una persona que tiene un enfermedad grave. “ Cuando una persona le dicen que padece una enfermedad, con toda sensatez no quisiera estar ahí, ni tampoco escuchando lo que dicen”. En nuestro caso la situación es muy parecida a nadie nos gusta pasar por este trance. El Doctor sigue indicando que las personas que se quedan en el ¿ porque a mi?,  generan una enorme tensión interna y se elevan los parámetros de cortisol, ( hormona que en cifras elevadas nos instala en estados de ánimo como la ira, el miedo o la desespereanza),  en sangre. Por eso es muy importante preservar la dignidad y autoestima del trabajador antes, durante y después de la entrevista.

Como decía anteriormente , en esta época de crisis económica, en el que se han producido reducciones de plantilla por causas recogidas legalmente, económicas ,organizativas, etc., no hemos sido capaces de agradecer a tantas y tantas perso-nas los servicios prestados. Nos cuesta hacerlo porque lo planteamos como una entrevista en la que puede existir una confrontación y no como un encuentro donde podemos ayudar al trabajador a comenzar una nueva etapa desde ese mismo momento. Dejamos muchas veces que lo gestionen los Departamentos de Derecho Laboral , en mi opinión un error , puesto que a pesar de tener un componente jurídico importante, no es menos cierto que la parte emocional cuenta y mucho.

No tengo nada en contra de estos Departamentos que hacen muy bien su trabajo, pero en esos momentos no necesitamos tecnicismos, jerga jurídica o tramites bu-rocráticos, estamos en estado de shock y necesitamos, como el Dr. Mario Alonso nos decía, palabras de reconocimiento, cariño, apoyo y que te digan no te preocupes todo va a salir bien, que esto es un paso más en tu vida laboral , ser elegantes con una persona que nos ha dado gran parte de su vida.

¿Por qué no la hacemos de forma natural?.

Somos muy capaces de hacerlo cuando la situación no nos genera negatividad ,alguien se jubila y lo celebramos. alguien cambia de puesto de trabajo y le felici-tamos,  pero cuando se despide a alguien es como un funeral , porque en el fondo , en nuestro inconsciente , nos genera incertidumbre y cierta culpabilidad. Es verdad que nos somos elegantes con el trabajador que abandona nuestra Compañía, pero tampoco lo somos con las personas que se quedan, estas personas que en la mayoría de las ocasiones tienen el sentimiento de me he salvado esta vez , pero tendré tanta suerte la siguiente . Es en este instante y no en otro momento, donde tenemos que reunir a los que se quedan e informarles de lo ocurrido, las consecuencias para los que se quedan y alabar la figura de la persona que va a abandonar la Compañía , con el fin de que estas personas se sientan libres de expresar su reconocimiento a estas personas , válidas , magníficos profesionales que han tenido que abandonar una Compañía por motivos  empresariales.

Todo este análisis los estoy realizando desde el supuesto de un despido improce-dente , que en España, según datos e informes del Banco de España, está sobre el 70 % de los despidos realizados y en ningún caso sobre los procedentes, aunque en mi opinión siempre hay que ser elegante, independientemente de las circunstancias, primero por satisfacción personal y en segundo lugar por las personas que se quedan dentro de la Compañía, que entiendan que es una Compañía donde merece la pena trabajar.

Como resumen,  voy a enumerar una serie de circunstancias que creo ayudarán a enfrentarse mejor a la situación, para todas las partes implicadas.

1.- Si tienes que despedir hazlo. no esperes a tiempos mejores (Viernes, última hora, etc), hazlo ya. Dejar de hablar o mostrarte superamable con el empleado , no lo va a hacer más llevadero. En un caso y en el otro vas a generar mayor incomprensión. Recordar evitar el ¿ Por qué a mi?.

2.- Di la verdad, no utilices frases hechas, el lenguaje es muy poderoso , puesto que afecta directamente a nuestras emociones y estados de ánimo, no es lo mismo , decir eres un gran profesional y pronto lo demostraras en otras Compañía,  en comparación a bueno ya sabías que te podía pasar, últimamente no iban las cosas bien, tu rendimiento no era el adecuado, etc., son determinantes para que no nos sintamos culpables y podamos comenzar de nuevo lo antes posible.En el primer caso nos iremos con la autoestima intacta y no estaremos dando vueltas y vueltas a quien tiene la culpa o que podríamos haber hecho para continuar. En el segundo caso generaremos sentimientos de rabia, ira, desesperanza y buscaremos culpables.

3.- No engañemos a las personas para salvaguardarnos . Si vamos a prescindir de alguién, no le valoremos en su evaluación anual, como si fuese el mejor empleado que tienes y prescindir de él dos meses después. Ten el valor de decirle que esperas de el, que hace bien y mal, conoce de verdad a tus empleados, puede que te sorprendan.

4.-No pretendas despedirle y que te las gracias. No cuentes lo apenado que te sientes, que te pones en mi lugar, etc. Tu estas en tu lugar y el en el suyo.

5.- Sé agradecido. Si ha estado mucho tiempo contigo dale las gracias, dile que ha hecho bien su trabajo, etc. No es un síntoma de debilidad, ser agradecido es de bien nacido.

6.- Hay otras opciones, el despido debe ser la última de las situaciones y no la primera, en  el libro “ Reinventando las organizaciones” de Frederic Leloux , podemos ver que hay empresas que se gestionan desde los valores personales y obtienen beneficios.

Sé que cuando estas involucrado en el día a día de una Compañía y el mercado, los accionistas, la competencia, clientes, etc te están exigiendo constantemente resultados , beneficios, dividendos es fácil caer en una gestión materialista donde las personas somos un recurso más de la producción de la empresa. Pero en la época de grandes cambios que vivimos , estamos en la cuarta revolución industrial través de las nuevas tecnologías, no debemos perder nuestra verdadera esencia, somos seres humanos y nuestra humanidad es lo que nos diferencia del resto de especies. Utilicemos más el corazón en las decisiones empresariales y algo menos la razón, seamos capaces de contagiar una sonrisa en un mundo cada vez más sofisticado y complejo.

Más artículos

PROGRAMA 2017

30-08-2017 1:06 p.m.