Participaciones de Cooperativas de Crédito

Por Conecta Capital
www.conectacapital.com

Se habla mucho de los diferentes productos financieros que existen, el riesgo que tienen y su liquidez. Todo el mundo conoce los depósitos bancarios, los seguros de ahorro, los fondos de inversión, la renta fija y la renta variable cotizada.

Estos días vuelve a estar de actualidad el sector de las cooperativas de crédito, más en concreto en lo referente a la situación de alguna caja rural. Debido a ello consideramos que es un buen momento explicar que es una participación en una cooperativa de crédito , que riesgo y rentabilidad tiene y si se puede considerar una buena inversión.

Una participación en una cooperativa de crédito se puede asimilar a una acción de una empresa. Su diferencia estriba en que al no operar en un mercado cotizado su valoración siempre es estable. Así mismo,  su retribución se distribuye con arreglo a los beneficios de la empresa, denominándose intereses de la aportación, pero siendo una remuneración  asimilada al dividendo. Dicha retribución se acuerda en las asambleas generales de la cooperativa con acuerdo a lo decidido en su consejo rector, órgano de dirección de la empresa. Dichas participaciones dan derecho a voto en las asambleas. Antiguamente las cooperativas funcionaban por el principio de un socio un voto, pero posteriormente se modifico según el capital que tuviera cada socio. Además determinadas cooperativas asociadas son las que tienen el control real de las estas cooperativas (ya sean grandes cooperativas agrarias o industriales).

La peculiaridad de las participaciones respecto a las acciones y otros productos cotizados es su liquidez. Las aportaciones se compran y se venden a otros socios. Es decir, si no existe demanda de compra no se pueden vender dichas aportaciones. Así mismo, existe la posibilidad de darse de baja como socio de la cooperativa, en ese caso debe de tramitarse la solicitud al consejo rector y se da un plazo de hasta cinco años hasta que se de la obligación de reembolso (aunque evidentemente los plazos suelen reducirse notablemente).

Para intentar resumir un poco el concepto, las aportaciones de cooperativas de crédito son productos financieros de riesgo siete en la escala de riesgos, al depender totalmente del funcionamiento de la empresa. Dependiendo del funcionamiento de dicha empresa su valoración podrá ser más elevada o valer mucho menos, siendo el límite cero si la empresa no es viable. Pongamos un caso práctico, si una caja rural se fusiona con otra entidad financiera, si su situación financiera es complicada por mi aportación en la misma pueden valorar a la mitad mi capital en ella.

Además, si la empresa no genera beneficios suficientes para cubrir todas las coberturas no se podrá remunerar el capital, careciendo entonces el sentido financiero de mantener dicha aportación, salvo que interese por razón industrial mantener el derecho al voto en la empresa.

Una duda muy extendida es si los socios de dichas cooperativas responden de las deudas mas alla de su participación. Es evidente que no. Si tengo una participación en una cooperativa de crédito la responsabilidad de la misma se limita a ese capital. Evidentemente el resto de productos financieros contratados con la entidad quedan fuera de la ecuación. Los depósitos y cuentas corrientes están totalmente asegurados y sus fondos dependerán de sus propias inversiones. Solo se vera afectado el patrimonio contratado como participación.

Dicho todo esto, en nuestra opinión las aportaciones de capital no son un producto adecuado para todos los perfiles de riesgo, y si se contrata se debe conocer perfectamente la situación de la empresa. Si alguien decide adquirirlas o las tiene debe conocer la situación de la entidad y cuales son sus retribuciones. Además es conveniente que el porcentaje de capital del inversor en dicho producto sea pequeño, especialmente por su iliquidez. Siempre se dice que en el mundo financiero nada es blanco o negro, lo importante es conocer lo que tenemos, el riesgo que tiene y que rentabilidades estimadas nos puede dar respecto al riesgo que estamos dispuestos a asumir. Si tenemos en cuenta esas prémisas básicas nunca tendremos sorpresas desagradables.

OPORTUNIDADES DE INVERSION
Cartera megatendencias: La búsqueda de oportunidades sectoriales 2016 se caracterizó por ser un año con una gran dispersión en el comportamiento sectorial a nivel mundial y donde los eventos e incertidumbres vividas (desplome del crudo en enero-febrero, dudas del crecimiento chino, Brexit, la llegada de Trump a la presidencia, referéndum italiano) no hicieron sino provocar grandes distorsiones y una gran rotación en muchos sectores.

Este contexto de mercado, se convirtió en el peor escenario para muchos gestores y estrategias determinadas (como los long/short de renta variable y los market neutral), por lo que sus resultados no fueron los deseados, ya que la reestructuración de sus carteras les cogió en muchos casos a pie cambiado.

Por ello, a la hora de estructurar nuestras carteras, en muchas ocasiones, caemos en el error de tener elevados porcentajes en fondos sectoriales con la expectativa de obtener grandes revalorizaciones sin tener en cuenta el global de la cartera, o el impacto que esto puede tener en el conjunto de nuestras inversiones.

Aprovechando que el 2017 será un año de renta variable y que a nivel sectorial existen grandes oportunidades sectoriales/temáticos proponemos una cartera de fondos para complementar una cartera global de fondos.

¿Y qué sectores o temáticas jugaríamos?
Por estrategia nuestra visión se centraría en sectores más cíclicos como son el sector financiero, sector de energía o de materiales básicos, pero por valoraciones, sectores como el biotecnológico o sectores de tendencias como la robótica podrían tener su momentum.

La mezcla de este tipo de sectores puede aportarnos un valor añadido. Entonces, ¿qué sentido tiene una cartera de megatendencias y sectores?

• Cuando añadimos este tipo de fondos en cartera debemos tener claro el objetivo y el por qué de su inclusión:
• Buscar el acceso a sectores que tenga un comportamiento en el largo plazo por encima del MSCI World.
• Tener claro el horizonte temporal de la inversión (dado que son activos de alta volatilidad, puede ser que tengan caídas importantes y deshacer posiciones en momentos de pánico como le ocurrió en 2016 a muchos gestores) para que la cartera global tenga sentido. Ir rebalanceando los pesos de los sectores según el momentum.
• Conseguir una cartera global diversificada con acceso a diferentes temáticas/sectores.   Ω

abril 2017

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012