09-04-2015 10:14 a.m.

ABRIL 2015  /  DECORACIÓN

La calidad en el exterior

09-04-2015 10:14 a.m.

A medio camino entre el Paisajismo y el Interiorismo, de un tiempo a esta parte la decoración de exteriores va marcando sus propias tendencias. El jardín o las terrazas han dejado de estar en un segundo plano para incorporarse como espacio principal dentro de nuestras casas

Diseñadores y marcas de renombre apuestan por nuevas líneas de diseño y nuevos materiales, nuevos enfoques de nuestros exteriores para cubrir una demanda cada vez más enfocada a productos exclusivos y de calidad, pero a precios razonables.

Materiales como el aluminio, el corian o el polietileno se abren camino dentro de los catálogos de muebles de jardín. La teca pasa de ser un elemento principal en la estructura del mueble para formar parte de elementos decorativos o pequeños detalles que dan calidez al mueble pero con un mantenimiento mínimo. Y es que el mantenimiento del mobiliario exterior, al igual que pasa con los jardines, es uno de las premisas fundamentales por las que la mayoría de nuestros clientes se interesan. Diseño sí. Calidad también.

Orientación, cercanía al mar o la piscina, material sobre el que se va a colocar el mueble o tipo de uso que se le va a dar, son algunos de los factores que nos harán tomar la decisión sobre una u otra línea de diseño en cada proyecto de decoración exterior. Además, al decorar un espacio exterior debemos tener en cuenta un contexto mucho más amplio: la arquitectura de la casa (formas y materiales de la fachada), la vegetación, las estaciones del año… una decoración interior mantiene unas condiciones mucho más continuas a lo largo del día y de las estaciones.

Comer, cenar, tomar el sol, leer un libro, trabajar con el portátil, jugar con los niños o disfrutar de un paseo son sólo algunas de las actividades que podemos desarrollar en un jardín. Es importante darle a cada zona su importancia y saber el volumen de inversión que requiere cada sector. Funcionalidad, diseño y sostenibilidad deben estar presentes en todos los proyectos exteriores, pero el enfoque de cada uno de estos parámetros debe ser totalmente distinto dependiendo del tipo de cliente.

En el caso de jardines o terrazas con espacios menos amplios debemos andar con pies de plomo. Debe presentar siempre un aspecto amplio y diáfano. Es mejor preguntarse cuál será el uso real de ese espacio antes de tomar una decisión sobre el mobiliario a elegir.

En el porche atrévete con unas piezas más llamativas o, por qué no, una cama de jardín. Muchos clientes quieren hacer de su porche una copia de su salón pero sería más interesante buscar alguna alternativa y no desaprovechar el exterior con un espacio duplicado.

Capítulo aparte merecen algunas situaciones que nos encontramos cuando vamos a ver por primera vez a algún cliente. Nos encontramos muchas ocasiones con espacios del jardín que han sido totalmente engullidos por la vivienda. No es esa la solución. Si necesitas disminuir el mantenimiento de un jardín, la solución pasa por cambiar el diseño global. El césped ya no está de moda. Hay cientos de soluciones, vegetales o inertes, para sustituir las inmensas praderas de césped que conllevarán un mínimo mantenimiento y sin un consumo de agua tan acusado.

¿Y para la sombra? Claro que una pérgola puede ser una solución perfecta para un cliente pero no tiene sentido cerrarla herméticamente. Las sombrillas vuelven a ser protagonistas del jardín y la terraza gracias a nuevos diseños y materiales de última generación que también se aplican a las sillas y sillones.

Los mejores trucos para decorar tu espacio exterior:

• Piensa bien lo que necesitas. ¿Comes y cenas en el jardín siempre? ¿Sólo a veces? ¿Realmente vas a tomar el sol? Define y vencerás.

• ¿Cuánto espacio dispones para cada zona? El mueble debe estar a tu disposición y no al revés…

• Si quieres despreocuparte totalmente del mantenimiento del mueble, invierte en buenos materiales y tejidos, se amortizará.

• La iluminación hará que tengas un jardín totalmente distinto cuando caiga la noche, pero es muy fácil equivocarse. Ojo con los tonos de luz fríos en el exterior, la mezcla de colores y la cantidad de puntos de luz. ¿No querrás que empiecen a aterrizar aviones en tu jardín no?

• Los complementos son la mejor forma de darle un aire nuevo a tu exterior cada temporada. Alfombras, lámparas o maceteros son un aliado perfecto para que tu terraza o porche se adapte al ambiente de cada comida o cena con amigos.

• Intentar utilizar un jardín en invierno como si fuera verano no tiene sentido. En invierno el jardín puede ofrecerte momentos inolvidables si sabes aprovecharlos. La floración de algunas plantas, el refugio de una manta bien gorda mientras lees un libro o ese rayo de sol que cae con el ángulo perfecto en un frío día de enero.

• Existen opciones para calentar el exterior pero deben tomarse como apoyo para esas noches que refresca. No tiene sentido poner calefacción de forma continua en un jardín en pleno invierno.   Ω