Una testigo asegura que la madre asesinada en Pozuelo sufrió agresiones de su hijo

20-04-2017 7:17 p.m.

Una amiga de la mujer supuestamente asesinada por su hijo en Pozuelo de Alarcón en 2015 ha explicado hoy en el juicio contra el presunto agresor que la víctima le contaba que la agredía, que discutían a menudo y que "hasta tres veces" observó contusiones en la madre.

La Audiencia Provincial de Madrid prosigue hoy el juicio con jurado contra D.M.F, acusado de un delito de asesinato con las agravantes de alevosía, ensañamiento y parentesco, y la eximente incompleta de alteración psíquica, por lo que la fiscalía pide 25 años de internamiento en un centro psiquiátrico.

Durante su declaración como testigo la amiga de la fallecida ha indicado que el acusado discutía con la madre, que en alguna ocasión la había agredido y que "hasta tres veces" observó contusiones y marcas de golpes en la víctima.

Ha precisado que ella nunca vio directamente las agresiones, sino que la víctima se las contaba.

"Estando alguien delante no se hubiera atrevido a ponerle la mano encima a la madre", ha continuado la testigo, quien ha manifestado que en una ocasión sí presenció al hijo amenazando a la madre.

También ha explicado que fue ella quien llamó a la Policía Municipal para que acudiera a la casa, pues le extrañó que la madre no fuera a trabajar ya que "era extremadamente responsable con su trabajo y el día anterior había recogido a su hijo del hospital por problemas psiquiátricos".

El hijo ya indicó en su declaración que no recordaba nada desde que su madre se fue de casa un día hasta que acudieron los agentes de Policía al día siguiente, pues sufrió un brote de esquizofrenia en el domicilio al estar bebiendo y fumando cannabis con un amigo por lo que no sabe "si alguien entró o salió de la casa".

El hermano y la hermana de la fallecida han reconocido que madre e hijo discutían por los problemas con las drogas que sufría éste último y que en alguna ocasión habían acudido a casa porque la víctima tenía miedo de su hijo, pero han asegurado que jamás presenciaron agresiones.

Por su parte, el presidente de la fundación que financiaba la "Comunidad Cenáculo", centro en el que el procesado estuvo meses previos a los hechos y en el que no le proporcionaron la medicación necesaria para la esquizofrenia que padecía, ha asegurado que desconoce la respuesta del médico al problema mental que sufría el acusado.

"Una de las condiciones para entrar a este tipo de centros es no precisar medicación permanente, por lo que, una vez en el centro, no se le proporciona", ha indicado.

junio 2017

NÚMEROS ANTERIORES:

2017 2016 2015 2014 2013 2012